Ciento treinta y nueve mil euros, coste de las medidas que se propone adoptar en el túnel de Bielsa.

El Gobierno de Aragón, junto con el de Altos Pirineos, ha remitido el dossier técnico que acordaron el 15 de marzo en la reunión celebrada en Tarbes con el prefecto de esta localidad, Jean Claude Bastion.

El dossier que presentan los Gobiernos de Aragón y de Altos Pirineos tiene tres apartados. En el primero se especifican las características técnicas del túnel de Bielsa, las restricciones que, en estos momentos, existen para la circulación y las Intensidades Medias Diarias de Tráfico.

La segunda parte consiste en la explicación técnica del sistema de semáforos de paso alternativo. En cada boca del túnel, en el sentido de entrada, se instalarán sensores piezoeléctricos que, al paso de los vehículos pesados, activarán las señales de túnel cerrado. En el sentido de salida, otros sensores desactivarán las señales de cierre. Este dispositivo permite que, al llegar vehículos pesados a una de las bocas del túnel, se enciendan las señales de cerrado. Al cabo de 30 segundos, la señal de cerrado de la boca por la que se ha entrado al túnel se apaga y sólo permanece cerrada la boca opuesta. Así hasta seis vehículos. Este sistema evitará que se crucen dos vehículos pesados en el interior del túnel; por el contrario, los vehículos ligeros no activarán señal alguna de cierre. El coste de instalación de este sistema semafórico es de 120.000 euros.

Hay un tercer apartado en el que se habla de las obras de señalización. En concreto, la propuesta incluye la habilitación de dos líneas continuas separadas por ?ojos de gato? reflectantes; balizas abatibles sobre los bordillos; y cuñas pintadas en cada carril cuyo espaciamiento indicará a los usuarios la distancia que deberán respetar los vehículos (150 metros). Los trabajos de señalización tienen un coste de 19.000 euros.

Este dossier conjunto ha sido remitido al secretario general técnico del Ministerio de Asuntos Exteriores, Julio Núñez Montesinos; al secretario general técnico del Ministerio de Fomento, Francisco Sanz Gandasegi; y al propio prefecto de los Altos Pirineos, que, a su vez, lo remitirá al Ministerio francés de Transportes. El compromiso alcanzado en Tarbes es que el Gobierno galo dé una contestación a la propuesta en el plazo de 15 días.

Comentarios