Las denuncias por malos tratos en Huesca se mantienen en un nivel alto

Aunque en el último año, se han registrado 13 denuncias menos, la incidencia de este delito en el Alto Aragón continúa siendo elevada, con 65 casos que las mujeres han hecho públicos.

El año pasado, en Huesca hubo 65 denuncias por malos tratos, una cifra que ha descendido desde la primera campaña, al igual que ha ocurrido en Zaragoza y en Teruel, que cuentan con 388 y 47 denuncias respectivamente. La última denuncia en el Alto Aragón se producía precisamente ayer por la tarde por un nuevo caso de agresión. Desafortunadamente, los hijos suelen convertirse también en víctimas de estas situaciones tanto física como psicológicamente.

Respecto a los casos de violencia sexual contra mujeres, en el 2001 se registraron 2 casos de violación y 10 de abusos sexuales.

Desde el Instituto Aragonés de la Mujer se trabaja para evitar el abuso y la violencia familiar, aportando medidas, estrategias y procedimientos de intervención para hacer frente al problema e incluso prevenirlo. Para el IAM, es normal que se haya producido un descenso en las denuncias tras el boom de la primera campaña.

Entre estos servicios se incluye el teléfono 24 horas 900 504 405, que el año pasado recibió 1.794 llamadas, de las que 279 eran de Huesca. A través de este número gratuito el Instituto Aragonés de la Mujer en colaboración con el Colegio de Abogados de las tres provincias aragonesas dispone de un servicio de guardia permanente para atender mujeres que hayan sufrido una agresión sexual o maltrato físico o psíquico grave y que precisen ser acompañadas para presentar denuncia, dirigirse a un hospital u otras acciones precisas.

Según las cifras oficiales, en España, en el 2001, 68 mujeres fueron asesinadas, víctimas de la violencia doméstica: 42 a manos de su cónyuge y 26 dentro del entorno familiar, aunque para distintos colectivos feministas, las cifras son mucho mayores. Además, e muchos casos la violencia de género es un factor desencadenante de conductas suicidas y esas muertes no se contabilizan.

Las casas de acogida son otros de los recursos sociales con que cuenta el IAM. Están destinadas a mujeres que han sufrido malos tratos o que padecen algún problema social grave, carecen de recursos y o apoyos familiares y sociales. En su primer año de funcionamiento la de Huesca ha contado con un 33% de ocupación.

Comentarios