Aumentan en más de cien los casos de interrupción voluntaria del embarazo en Aragón

En el 2000 en Aragón se produjeron 1.888 abortos, frente a los 1.763 del año anterior. De éstos, más de 200 casos pertenecen a la provincia de Huesca.

Durante el año pasado los centros sanitarios acreditados en Aragón para la práctica de abortos notificaron 1.888 interrupciones voluntarias del embarazo, de las que 194 son de mujeres entre 15 y 19 años. En el 99% de los casos el motivo de la intervención fue el riesgo para la salud de la madre y el uno por ciento restante por riesgo fetal.

El mayor número de notificaciones, un 30%, corresponde a mujeres de 20 a 24 años, seguido por el grupo de 25 a 29 años que suma más de un 20%. Las interrupciones en menores de 20 años representan el 10% y en mayores de 40 algo más del 5%.

Nuestra comunidad muestra una tendencia creciente en la tasa de interrupción voluntaria del embarazo. Pero esta tasa es más acusada en Aragón que en el conjunto del territorio nacional. Entre los años 1990 y 1998 fue cuando en Aragón se notó más este incremento pasando Huesca desde 1995 a superar la tasa nacional.

El 72,64% de los abortos producidos en Aragón se corresponden con mujeres con un nivel de instrucción de segundo grado (primer y segundo ciclo). En cuanto a los motivos alegados la mayoría, un 97,26% se han encuadrado en el supuesto de peligro para la salud de la madre.

Además, entre las mujeres que han decidido interrumpir voluntariamente su embarazo se hace un uso limitado de los Centros de Planificación Familiar, un 58,09 manifiestan no acudir a estos centros. La mayoría de las mujeres que acuden eligen un centro de titularidad pública (79,55%).

Según los grupos de edad son las mujeres entre 20 y 24 años las que en mayor medida interrumpen voluntariamente su embarazo, representando un 28,17% del total de las interrupciones. Esta edad es en general en la que las mujeres se enfrentan a la finalización de sus estudios y a la búsqueda de su primer empleo. Respecto al estado civil son las casadas y solteras las que más interrumpen su embarazo, aunque el mayor porcentaje corresponde a las últimas con un 60,83% del total.

La situación laboral más frecuenta es asalariada (56,9%). Seguida de labores domésticas (12,1%) y estudiante (11,2%). De las mujeres que se sometieron a la interrupción en Aragón, la mayoría reconoce tener ingresos propios y más de la mitad no tenían ningún hijo hasta el momento. Además el 81% era la primera vez que se sometía a un aborto voluntario.

Comentarios