Miles de personas participan en las romerías del Altoaragón

Tras la Semana Santa, durante la que las procesiones han sido protagonistas en las calles de toda la provincia, las romerías toman el relevo anunciando el inicio de la estación romera por excelencia, la primavera. Procesiones de carros engalanados, carrozas que derrochan colorido, fiestas llenas de alegría y sobre todo tradiciones que se repiten año tras año, son los indicios del comienzo del mes de abril en el Alto Aragón.

Muchos pueblos salen al campo y acuden a sus puntos de romería. Es el ejemplo de los vecinos de Barbastro y Berbegal, que han iniciado el calendario con su romería al monasterio de El Pueyo, y que continuarán durante abril y mayo el resto de las localidades de la comarca del Somontano.

También Monzón continúa con la tradición en la Comarca del Cinca Medio con la conocida como ?Día de la alegría? donde se venera la imagen de Nuestra Señora de la Alegría ubicada en la ermita que lleva su nombre. Esta es una de las jornadas más destacadas dentro del calendario montisonense ya que se calcula que unas 10.000 personas podrían subir durante la jornada a la ermita de la romería.

En Huesca el día 23 de abril, los ciudadanos acuden al cerro de San Jorge para celebra la batalla que permitió la liberación de la ciudad del poder musulmán, mientras que en Fraga se celebra el día de la ?Dones de Faldetes?, en el que las mujeres visten el traje tradicional, acompañado del peculiar peinado de trenza. En Monegros la romería más interesante es la que realizan las gentes de Robres a la Virgen de Magallón, donde se efectúa la representación del dance de Embajadores, mientras que en el área Pirenaica a la ermita de San Indalecio se desplazan en torno a 50 cruces de los lugares próximos.

Mayo también sigue celebrando la primavera. El primer viernes de este mes, Jaca celebra la fiesta de la Victoria en conmemoración de la victoria del conde Aznar sobre los musulmanes. A mediados de mes se celebra la Fiesta del Descenso de las Navatas, en la que los navateros de Laspuña descienden hasta Aínsa a través del Cinca.

Comentarios