El ayuntamiento espera solucionar este mes el problema informático que impide el cobro de impuestos.

Este problema, que se viene arrastrando desde el pasado mes de octubre, ha provocado que haya alrededor de seis millones de euros pendientes de ingresar en las arcas municipales. El concejal de hacienda, Domingo Malo, ha asegurado que el asunto está en vías de solución y que el equipo de gobierno, con gran preocupación, está siguiendo esta situación muy de cerca. Según su información, el problema se origina en la empresa contratada por el ayuntamiento de Huesca que debe hacer el sofware y el volcado de datos y que, por diversas razones, todavía no ha realizado. El actual sistema informático no permite trasladar a las cajas y bancos el importe de los recibos que se encuentran domiciliados. De ahí, la situación de parálisis actual.

En concreto, se encuentran sin cobrar la tasa del agua correspondiente al primer trimestre de 2001 y también la de residuos sólidos. Si esto continúa, se podría ver afectado el cobro del impuesto de circulación, una de las mayores vías de ingreso del ayuntamiento. Domingo Malo ha preferido mostrarse precavido y, aunque algunas voces indicaban que en una semana podría estar todo solucionado, ha puesto como límite el final del presente mes de abril.

Por otro lado, el concejo se encuentra a la espera de tener listo otro importante programa informático que permitirá utilizar los lectores digitalizados que adquirió el pasado año el ayuntamiento de Huesca, y que servirán para agilizar notablemente la lectura de los contadores del agua, cuyo cobro se realiza en la actualidad con un gran retraso. Estos lectores, cuyos datos irán directamente al ordenador, ahorrarán el paso de volcar de forma manual todos los datos, una vez visitados todos los contadores de agua de la ciudad.

Comentarios