En un año se prevé terminar las obras de desdoblamiento de Danzantes.

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón ha presidido este miércoles el acto de colocación de la primera piedra del proyecto de construcción de esta variante sureste para Huesca, cuyo presupuesto es de 996.000 euros y cuya ejecución supondrá una importante mejora para la circulación del tráfico urbano entre la A-131 y la N-240.

La lluvia ha impedido que este acto se desarrollara al aire libre y finalmente ha tenido lugar en la Asociación de Vecinos Juan de Lanuza, con la asistencia de distintas autoridades autonómicas, provinciales y locales. El consejero de Obras Públicas Javier Velasco mostraba su satisfacción por el inminente inicio de estas obras.

Por su parte, el alcalde Fernando Elboj destacaba que esta obra permitirá la racionalización del tráfico en la capital oscense.

Algunos problemas con las expropiaciones habían impedido empezar hasta la fecha las obras pero una vez solucionada esta cuestión la empresa adjudicataria, Hormigones Grañén, comenzará en pocos días las obras que tienen un plazo de ejecución de 13 meses. Es decir, en la primavera de 2003 deberán estar terminadas las obras que permitirán dotar a esta vía de cuatro carriles, además de un nuevo puente sobre el Isuela del que partirá un ramal que irá a parar, por detrás de la Ciudad Deportiva, a la carretera de Barbastro. Además se construirá una nueva rotonda a la altura del camino de las Balsas de Chirín.

Estos dos últimos elementos son los que van a dotar de mayor fluidez al tráfico de la zona, ya que gran parte de los vehículos que iban por Danzantes a tomar la carretera de Barbastro debían acceder a la Avenida Ramón y Cajal por el puente del Isuela, mientras que, una vez construido el nuevo ramal, se desviarán por este para salir a la Nacional 240 directamente. La consejería piensa ya en la segunda parte del proyecto

En lo que se refiere al proyecto, se ha previsto una calzada de dos carriles de 3 metros cada uno, un carril de aparcamiento de 2 metros, un carril-bici de 2,5 metros más un espacio libre de 2,5 metros para el tramo desdoblado. Todo ello hace una plataforma de algo más de 13 metros. Esta calzada se separará de la ya existente mediante una anchura variable de entre 4 y 2 metros, en la que se ubicará el alumbrado de las dos calzadas. En la ya existente se reperfila su plataforma, formada por dos carriles de 3 metros, un carril de aparcamiento de 2 metros y una acera de 4 metros de anchura. En cuanto a la señalización, se prevé la sustitución de toda la señalización vertical por una de tipo reflexivo.

Comentarios