El Ayuntamiento de Huesca trabaja a contrarreloj en una nueva ordenanza de perros agresivos.

El Real Decreto aprobado por el Gobierno Central, y que entró en vigor el pasado día 27 de marzo, obliga a los ayuntamientos a poner en marcha una ordenanza que controle a los perros llamados agresivos o que se incluyan en un catalogo de razas que entren en esta categoría. Los dueños tendrán que pedir una licencia y deberán someterse a dos test. En Huesca hay actualmente más de 2.200 perros censados. La intención del área de Medio Ambiente es informar a todos los propietarios de las novedades de la ordenanza para que tomen las medidas oportunas.

Los dueños de los perros dispondrán de tres meses para solicitar la licencia en su municipio. De no hacerlo se expondrán a multas que pueden llegar hasta los 15.000 euros (2,5 millones de pesetas). Esta licencia deberá renovarse cada cinco años. Otros de los requisitos serán los certificados físicos y psíquicos a los que tendrán que someterse los propietarios. El concejo oscense teme que estas exigencias puedan propiciar un alto índice de abandono de estos animales.

El catalogo de perros agresivos incluye diferentes razas como el pitbull, el dogo argentino, rottweiler o stadfordshire terrier entre otros. El decreto deja abierta la posibilidad de que los ayuntamientos incluyan a otros perros que respondan a estas características: un peso superior a 20 kilos, un perímetro torácico entre 60 y 80 centímetros, fuerte musculatura, aspecto poderoso, pecho macizo o extremidades rectas o robustas.

En el Ayuntamiento de Huesca trabajan contrarreloj para poner en marcha esta nueva ordenanza que entrenará en vigor dentro de dos meses y que será de obligado cumplimiento con el fin de controlar a los perros agresivos y evitar posibles incidentes que en los últimos meses se han producido con cierta frecuencia, con graves consecuencias, en diferentes puntos de España.

.

Comentarios