El plan nacional de regadíos aprueba para Aragon 189.000 hectareas

El Consejo de Ministros ha aprobado el Plan Nacional de Regadíos horizonte 2008, como instrumento básico para la modernización, ordenación y fomento de los regadíos españoles, con una inversión prevista de 5.024,57 millones de euros y actuaciones en una superficie de 1.377.682 hectáreas, de las cuales un total de 1.134.891 hectáreas corresponden a la mejora y consolidación

Permitirá la modernización y mejora de los regadíos, así como una agricultura más competitiva y rentable.Se prevén actuaciones de mejora y consolidación en más de un millón de hectáreas de regadíos hasta el año 2008. En Aragón, las superficies que se incluyen en este Plan Nacional de Regadíos ascienden a 47.000 hectáreas de nuevos regadíos, entre los que se encuentran los regadíos sociales, de los que Huesca se convierte en referente nacional, y a 142.000 hectáreas correspondientes a modernización de infraestructuras ya existentes.

La aprobación del Plan Nacional de Regadíos por el Consejo de Ministros era el último trámite necesario para su puesta en marcha, una vez que recibió el visto bueno, de manera mayoritaria, del Consejo Nacional del Agua el pasado mes de marzo. Asimismo, el Plan ha contado con la colaboración y el respaldo de las Administraciones autonómicas y, gracias a su aprobación, se podrá ratificar la ejecución de los acuerdos de colaboración ya firmados entre el Ministerio de Agricultura y las Comunidades Autónomas durante los últimos meses.

CONTRIBUCIÓN DECISIVA

Las condiciones climáticas de una gran parte del territorio nacional se caracterizan por la escasez e irregularidades de las precipitaciones, que condicionan los rendimientos de la producción. Por otro lado, la contribución de los regadíos al valor de la producción final agraria, la productividad y el empleo directo, entre otros, son decisivos para la economía agraria y la vida rural, de ahí que el Gobierno se haya planteado como objetivo prioritario la puesta en marcha de políticas públicas de regadíos encuadradas en la planificación hidrológica vigente y adaptadas a las actuales realidades económicas y sociales, mediante un sistema compartido

entre las Administraciones Central y Autonómica y las Comunidades de Regantes.

El estado de las infraestructuras de los actuales regadíos aconseja priorizar las actuaciones para su mejora, modernización y consolidación, en especial las dirigidas a racionalizar el uso del agua. Los casi 3,5 millones de hectáreas que se riegan en España atraviesan una situación de deficiencias y obsolescencia en las infraestructuras de distribución de agua que es necesario solventar.

OBJETIVOS

El Plan Nacional de Regadíos contribuirá a consolidar un sistema agroalimentario nacional diversificado y competitivo, en el marco de la Política Agraria Común y de la evolución de los mercados. Asimismo, permitirá mejorar el nivel socioeconómico de los agricultores, incrementar su productividad del trabajo y la renta de las explotaciones agrarias, así como vertebrar el territorio, evitando o reduciendo los procesos de pérdida de población, abandono y envejecimiento de las zonas rurales.

infraestructuras de distribución y aplicación del agua de riego para racionalizar el uso de los recursos, reducirá la contaminación de origen agrario de las aguas superficiales y subterráneas, y promoverá innovaciones en los sistemas de riego para reducir los consumos de agua. Incorpora también criterios ambientales en la gestión de zonas de regadíos, con el fin de evitar la degradación de las tierras y favorecer la recuperación de acuíferos y espacios naturales valiosos, reduciendo los procesos de desertización.

PROGRAMAS DE ACTUACIÓN

Para la consecución de los objetivos previstos, el Plan Nacional de Regadíos desarrollará acciones de consolidación y mejora de los regadíos existentes, con la finalidad de optimizar el uso del agua disponible, modernizar los sistemas de riego, así como reforzar la competitividad de las producciones y las empresas agrarias.

SUPERFICIE E INVERSIONES

La superficie total que se someterá a consolidación y mejora de regadíos es de 1.134.891 hectáreas. La superficie a transformar de los regadíos en ejecución se estima en 138.365 hectáreas y un total de 86.426 hectáreas de regadíos de interés social. Con respecto a los regadíos de iniciativa privada, está prevista la actuación en 18.000 hectáreas.

La inversión total prevista para la consecución de los objetivos previstos en el Plan asciende a 5.024.575.385 euros, de los cuales corresponderá al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación un total de 1.430.396.788 euros y a las Comunidades Autónomas la cifra de 1.586.918.370 euros. La inversión privada prevista asciende a 2.007.260.227 euros.

De acuerdo con el Real Decreto aprobado hoy, se prevé la creación del Consejo Interterritorial para la gestión del Plan Nacional de Regadíos, que estará adscrito al Ministerio de Agricultura y tendrá como fin el seguimiento de las actuaciones e inversiones previstas en el Plan.

Comentarios