Aprobado un convenio para la evaluación del riesgo de aludes en el pirineo

El Gobierno de Aragón y la Federación Aragonesa de Montañismo han renovado el convenio de colaboración para la prevención de accidentes de montaña y, en concreto, para la evaluación del riesgo de aludes en el Pirineo. El convenio, aprobado por el Consejo de Gobierno, recoge actuaciones destinadas a mantener un operativo capaz de informar a la población sobre la evolución de los riesgos predecibles, como medida preventiva. Un trabajo de Agustín Tomico recoge que en el Pirineo Oscense se localizan 262 zonas de riesgo Desde el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales se aportará una cuantía de 33.100 euros (algo más de 5,5 millones de pesetas) del presupuesto de este ejercicio para subvencionar las distintas actuaciones recogidas en el convenio. En este sentido, el acuerdo contempla canalizar a través de la Federación Aragonesa de Montañismo las ayudas destinadas al sostenimiento de la red de alerta meteoro-nivológica, así como renovar el material de comunicaciones utilizado en los refugios gestionados por esa organización y en otros de interés general del Pirineo aragonés. También figura montar sobre el terreno, desmontar y custodiar por parte de la Federación Aragonesa de Montañismo la señalización estacional sobre el riesgo de aludes, cada nueva temporada de nevadas y notificar cualquier tipo de contingencia que haya podido afectar a personas o edificaciones, a la mayor celeridad posible, al Centro de Emergencias 112 Sos Aragón

INFORME

La creciente utilización de zonas de montaña para uso deportivo, de ocio y para la mejora de las comunicaciones ha originado un aumento considerable de los accidentes producidos por los aludes de nieve.

La proliferación de carreteras, pistas, construcciones, estaciones de esqui, urbanizaciones ha elevado los riesgos.

En el periodo 1988 a 1995 fallecieron por aludes en el pirineo 43 personas. El año pasado , el invierno registro una larga lista de partes e incidencias por este motivo.

Durante este año, el riesgo de avalanchas ha sido muy alto durante este mes de Marzo sin que se haya registrado ninguno destacado.

Se han hecho algunos estudios e incluso la federación de montaña mediante un trabajo de Agustín Tomico describe y evalúa el riesgo de 262 aludes en el Pirineo Oscense.

También se ha pedido mejorar la red de observatorios nivometerologicos, crear campañas de formación y tomar medidas de protección en los emplazamientos expuestos al riesgo de aludes, construyendo y mejorando si es necesario las defensas existentes, impulsando la elaboración de planes de autoprotección y limitando los usos en las zonas afectadas. Ello significa invertir más dinero en la prevención.

Comentarios