La Junta de Gobierno de la Universidad de Zaragoza decide eliminar Medicina de Huesca.

El 22 de marzo de 2002 es ya una de las fechas más negras para el discurrir universitario en Huesca. Es la fecha en la que la Universidad ha decidido que se inicie el desmantelamiento de los estudios de Medicina de Huesca.

El próximo curso ya no habrá matriculaciones en primero de este ciclo en el Campus Oscense. La Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, a través del su Decano, Fernando Soteras, proponía una provisión de plazas en la misma cantidad que el año pasado, 55. Propuesta que ni siquiera era debatida ya que la Junta decidía aplicar el decreto de 1996 por el que se ponía fecha de caducidad a estos estudios.

La noticia, no por esperada, ha caído como un jarro de agua fría en el campus de Huesca. Pero ahora no es momento de lamentarse, dice el Decano. Quién hubiera podido variar este decreto decidió no hacerlo, asegura Soteras, ahora la batalla él la da por perdida.

Desde el 96 han pasado 6 años, dos rectores y tres Consejeros de Educación. Ninguno de ellos ha dicho nada en contra de esta crónica de una muerte anunciada. Lo único por lo que se puede luchar a partir de este momento es por lograr un recambio. La Facultad de Ciencias de la Salud propuso la Licenciatura de Odontología. Por si fuera poco las Cortes en su día aprobaron por unanimidad que Medicina en Huesca tuviera un recambio digno, algo que no se ha cumplido.

Todos los representantes universitarios consultados coinciden en que este viernes es un día doloroso para el campus de Huesca. La ciudad, por primera vez desde la creación del Colegio Universitario, hace ahora 28 años, asiste al cierre de uno de sus centros. Unos estudios por los que han pasado hasta 2.800 alumnos, de los que 1.000 han sido oscenses.

Hasta el último momento se ha intentado encontrar un resquicio que permitiera, al menos, proponer a la Universidad algo distinto a la extinción. Se llegó a estudiar la LOU que recientemente aprobaba el Gobierno Central, pero el texto de la ley no ha derogado el Real Decreto que regula los centros por el que el primer ciclo de medicina de Huesca estaba condenado a desaparecer.

La otra posibilidad para que en Huesca hubiera continuado Medicina es que los estudios de Huesca sean una sección delegada de la Facultad de Zaragoza, a lo cual la Junta de Centro se opuso recientemente.

Con este escenario a la ciudad le queda muy poco que hacer. La única salida para el Alcalde, Fernando Elboj, es buscar una recambio a la titulación que se pierde.

Comentarios