"La integración del inmigrante es una tarea de todos"

El Plan Integral de la Inmigración en Aragón propone 170 acciones concretas con las que "enganchar" a las administraciones y organizaciones sociales en la tarea de integración de esta población residente en nuestra comunidad. Este es el punto de partida del documento de trabajo que ha sido elaborado por la Oficina para la Inmigración, del Departamento de Salud, Consumo y Servicios Sociales, y remitido a más de 300 entidades para su debate y la aportación de sugerencias.

Según ha explicado el director de la Oficina para la Inmigración, José Luis Martínez Blasco, las 170 acciones previstas se agrupan en casi medio centenar de programas que, a su vez, desarrollan ocho líneas estratégicas, las que se refieren a empleo, formación, atención jurídica, educación, servicios sociales, vivienda, salud y sensibilización.

Martínez Blasco ha destacado que los objetivos son promover políticas de integración "que garanticen una convivencia basada en la ciudadanía"; facilitar el acceso de los inmigrantes al conjunto de servicios del bienestar "en condiciones de igualdad"; favorecer la participación de los inmigrantes en la sociedad aragonesa; difundir la realidad de la inmigración "para extender el mutuo conocimiento y las actitudes positivas", y determinar cauces para la colaboración y la coordinación entre la Administración y las organizaciones sociales.

El director de la Oficina para la Inmigración ha recordado que el inmigrante es "sujeto de derechos y deberes, entre los que se incluyen los de trabajo, movilidad y participación", y ha indicado que el Plan tiene como límites condicionantes "la política de extranjería que el Gobierno de España está llevando a cabo". Los principios rectores de este plan son "la igualdad y normalización, la globalidad, interculturalidad, integralidad, participación, coordinación y descentralización".

En el censo 2001/2002, y con respecto al anterior, hay un aumento de casi el 50% en el número de las inscripciones relativas a extranjeros. El perfil del inmigrante en nuestra comunidad autónoma es el de varón, de entre 25 y 44 años, residente en Zaragoza capital y procedente del continente africano.

Comentarios