La DGA se lava las manos sobre las obras efectuadas en los ríos del Sobrarbe

El Gobierno de Aragón inicia un expediente sancionador contra la CHE por las obras y ambas administraciones comunican que procede la paralización de las mismas, cuando éstas ya están finalizadas.

Según Ecologistas en Acción, el Gobierno de Aragón ha decidido lavarse las manos en las obras de limpieza de cauces que se han llevado a cabo durante todo el invierno en diferentes ríos del Sobrarbe, a pesar de afectar a diferentes Lugares de Interés Comunitario (LIC).

Una vez que estos trabajos han concluido, y que han supuesto la destrucción de kilómetros de riberas pirenaicas, el Gobierno de Aragón, a través de su departamento de Medio Ambiente ha decidido iniciar un expediente sancionador a la Confederación Hidrográfica del Ebro por entender que la actuación de ese organismo en las obras de emergencia de los ríos Cinca, Cinqueta y Ara puede haber vulnerado hasta seis normativas de conservación de la naturaleza, según escrito dirigido a la organización Ecologistas en Acción por el propio Departamento.

Desde Ecologistas en Acción no se denuncia la apatía institucional ante la destrucción de los ríos, puesto que la DGA era sabedora desde el principio de la amplitud de daños que podrían ocasionar esas obras de restauración de riberas, alertada por sus propios técnicos en informes que fueron acallados hasta que finalmente los trabajos han concluido, y sólo entonces, el Departamento resuelve iniciar un expediente sancionador.

En el citado escrito remitido a Ecologistas en Acción, el director general de Medio Natural pone en duda la necesidad del trámite de emergencia utilizado por la administración hidráulica para evitar los trámites de evaluación ambiental, y alude a informes jurídicos para decir que en ?ningún caso puede llevarse a cabo con incumplimiento de la legislación ambiental y menoscabo de las competencias de la comunidad autónoma en materia de protección del medio ambiente?.

Entiende la DGA que esas obras debían haber sido autorizadas por su departamento correspondiente y contar con proyecto para poder valorarlo ambientalmente y hasta que no se de estas circunstancias ?procede la paralización de las obras?. El Gobierno de Aragón, en ese escrito, viene a apoyar los argumentos que Ecologistas en Acción ha ido utilizando para denunciar las actuaciones efectuadas en los ríos Cinca, Cinqueta, Bellos, Irués, Ara y Sieste: que son totalmente injustificadas, carecen de proyecto, han evitado los trámites administrativos normales, han producido un enorme impacto ambiental en tramos fluviales propuestos como LIC, que dicho impacto no ha sido evaluado, y que han sido promovidas y permitidas por las administraciones encargadas de su conservación, que han demostrado un ejercicio de incompetencia difícilmente superable.

La actuación de estas administraciones ha alcanzado un tono chulesco, como por ejemplo, cuando la CHE nos comunicaba, también por escrito, que había ordenado la paralización de las obras, excepto tres de ellas; precisamente las tres actuaciones de las más de catorce denunciadas por nuestro colectivo que no habían terminado en ese momento. Paralizaba, pues las que ya habían concluido. En la misma línea hay que apuntar el escrito del Gobierno de Aragón, antes aludido. Además, la Che no ha respondido a ninguno de nuestros cuatro escritos solicitando información. Ecologistas en Acción ha presentado más de siete denuncias administrativas por estas obras, una queja a la Unión Europea, así como una denuncia la fiscalía de Huesca, a quien le remitiremos la carta enviada por la DGA.

Comentarios