La poda, el cable, obras particulares y el pintado de las calzadas afectan actualmente a más de veinte calles en Huesca.

Los ciudadanos nos hemos acostumbrado a vivir rodeados de vallas, ruidos y obstáculos en las calles. Es algo habitual y cotidiano, si tenemos en cuenta que actualmente hay en Huesca más de veinte vías urbanas que, por diferentes motivos, se encuentran en obras. La poda, la instalación del cable, obras particulares con utilización de la vía pública o el pintado de las señales de tráfico en las calzadas, son la causa de esta alteración que sufre el tráfico y el peatón en Huesca en estos momentos.

Las zonas en las que se producen estos problemas son itinerantes, ya que van variando, al tratarse de obras que se están realizando por toda la ciudad. Si hacemos un recorrido rápido por Huesca nos encontramos actualmente con dificultades en las calles Martínez de Velasco, José Gil Cavez, León Abadías, Alfonso II de Aragón, Casado del Alisal, Tarbes, Juan XXIII, Joaquín Costa, Avenida Doctor Artero o en el Coso Bajo.

Lógicamente, a este listado hay que unir las múltiples obras en el Casco Viejo de Huesca o en la Zona Industrial de Martínez de Velasco, donde se ha realizado la poda durante estos días. Desde el Ayuntamiento de Huesca se entiende la preocupación del ciudadano por lo que se pide paciencia con estos trabajos que por otro lado son necesarios. Los más perjudicados son los conductores que tiene que realizar trayectos alternativos para sortear obstáculos en las calles.

La ciudad se ve alterada también por los cambios del tráfico que se están realizando en las zonas de Barrionuevo, Estación Intermodal y con la puesta en marcha de los semáforos del cruce del Hospital San Jorge.

Comentarios