Marcelino Iglesias: "Es el momento de la unidad ante el trasvase del Ebro".

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, participa este domingo en la manifestación de Barcelona contra el trasvase del Ebro. Acude no como máximo representante de esta institución sino como secretario general del Partido Socialista en esta Comunidad Autónoma. No obstante, reconoce que ?no se puede disociar ambas responsabilidades?. Iglesias responde a las preguntas de Radio Huesca Digital ante esta cita en la Ciudad Condal.

¿Cómo se plantea esta nueva manifestación?

Estoy seguro de que será multitudinaria, ya que nos encontramos ante el sinsentido de un ministro como Jaume Matas, estamos ante la expropiación del río Ebro. También estoy convencido de la dificultad por la que pasa Aragón, pero los grandes pueblos se forjan en momentos difíciles. Es un momento de unidad, de no dejarnos distraer por los que buscan la división, los que generan desconfianza, los que quieren confundir,... Nuestra fuerza es la que se demostró en las anteriores manifestaciones. Así, ni el Partido Popular, ni nadie podrá hacer el trasvase del Ebro.

Por lo tanto, ¿hay que fijarse únicamente en lo que une a los participantes, el rechazo al trasvase?

Si se hace el trasvase, todo lo demás es accesorio, es decir, todos los demás debates sobre el nivel de utilización del agua en Aragón, sobre cuál es el nivel de un pantano,... son secundarios. Son estériles si no somos capaces de frenar esta salvajada. Aragón tiene que ir unido; no podemos dividirnos, ni desanimarnos, que es lo que quiere el Partido Popular. Es el momento de la unidad, después ya hablaremos de cuál es el nivel de regulación, de cuántos regadíos tenemos que hacer en Aragón.

¿No le preocupa que haya formaciones políticas y colectivos que también se manifiesten contra obras que se incluyen en el Plan Hidrológico Nacional y que corresponden al Pacto del Agua de Aragón?

Lo que me preocupa es si no entendemos la mayor. En Aragón hay planteadas más de treinta obras de regulación. Sólo se cuestionan tres. El grueso de la política del Pacto del Agua no lo está cuestionando nadie y creo que es muy importante que estos días no nos fijemos en las peculiaridades y en lo que nos separa, sino todo lo contrario, en lo que nos une que es el rechazo al trasvase del Ebro.

Comentarios