Los semáforos podrían ser la solución para evitar el cierre de Bielsa

Técnicos de las direcciones generales de carreteras del Gobierno de Aragón y del Departamento francés de los Altos Pirineos estuvieron de acuerdo en plantear este viernes , en una reunión que tendrá lugar con el prefecto de los Altos Pirineos, Jean Claude Bastion, la habilitación de un paso alternativo de vehículos pesados regulado por semáforos como alternativa a la intención del Gobierno francés de limitar el paso de vehículos pesados por encima de las 3,5 toneladas a través del túnel de Bielsa.

La reunión celebrada este martes en Saint Lary tenía carácter exclusivamente técnico y se basó en barajar distintas posibilidades para regular el tráfico pesado en el interior del túnel.

Finalmente, los técnicos del Gobierno de Aragón y los Altos Pirineos han acordado que dadas las características del túnel y los niveles actuales de tráfico, más intenso en los meses de verano y con escasas unidades diarias de transporte a través de camiones, la fórmula que se puede plantear al Gobierno francés a través del prefecto es un sistema semafórico que evite en todo momento que dos vehículos pesados puedan cruzarse en el interior del túnel.

Tanto la representación de Altos Pirineos como del Gobierno de Aragón estimaron que las medidas de seguridad en el interior del túnel son suficientes para garantizar la seguridad en la circulación con las actuales intensidades. Sí se planteó la necesidad de actuar en las aceras y bordillos de interior, donde sí se han producido algunos desperfectos.

A partir de esta reunión, los técnicos de ambas vertientes trabajarán en concretar un modelo de semaforización para plantearlo con detalle al prefecto de los Altos Pirineos. La delegación aragonesa estuvo encabezada por el director general de carreteras, José Luis Abad, el póximo viernes la propuesta más concreta será trasladada por el consejero de Obras Públicas, Javier Velasco.

La longitud del túnel de Bielsa es de 3.070 metros de los cuales 1.298 están en territorio español y 1.722 en territorio francés. La cota en la boca española está a 1.654 metros y la francesa a 1.821 metros. Esta diferencia de cotas, unido a la intensidad y composición del tráfico propicia una ventilación natural suficiente que no hace necesario la ventilación mecánica.

La velocidad en el interior del túnel está limitada a 70 klm/hora y está prohibida asimismo la circulación en el interior de vehículos que transporten materias peligrosas, prohibición señalizada en el tramo que va desde Aínsa a la boca del túnel en la vertiente española.

En el interior del túnel existen zonas de ensanchamiento para facilitar los cruces de vehículos. Asimismo, están instalados 11 armarios con sus correspondientes extintores y postes SOS debidamente señalizados.

Comentarios