La economía aragonesa apunta síntomas de recuperación en el cuarto trimestre de 2001

El sector industrial y la inversión apuntan un cambio de tendencia que aún no se ha producido en el resto de España

La economía aragonesa creció a una tasa del 2,5% durante el pasado año 2001, según las estimaciones del Departamento de Economía, Hacienda y Empleo. Se trata de un crecimiento aceptable, dada la coyuntural internacional de desaceleración que ha marcado dicho ejercicio.

Con un crecimiento medio del 2.5% se han creado una media anual de 4.500 empleos en la Comunidad Autónoma, conteniéndose los precios en niveles moderados. El dato más relevante del 2001 es que la desaceleración económica alcanzó su punto de inflexión en el tercer trimestre, iniciándose la recuperación en el cuarto trimestre con u crecimiento del PIB del 2.3% que rompe la tendencia mantenida en periodos anteriores. Este comportamiento difiere del conjunto nacional, que prosigue una trayectoria descendente, aunque también se aprecia una menor intensidad en el proceso de desaceleración respecto de los trimestres precedentes.

Por sectores, los grandes protagonistas de este cambio de tendencia en Aragón son el sector industrial y de la construcción, los más afectados por la ralentización del crecimiento desde mediados del 2000 que vuelven a tomar pulso a partir de este trimestre. También el sector servicios recupera dinamismo en el cuarto trimestre cerrando la brecha abierta durante el año y acercando su ritmo al del conjunto nacional.

Desde la perspectiva de la demanda se aprecia también una todavía débil recuperación del consumo privado, que crece en el cuarto trimestre por encima del 2% mientras en el conjunto nacional cede una décima.

En resumen, las estimaciones realizadas permiten un moderado optimismo respecto a la situación coyuntural de la economía aragonesa que parece haberse adelantado a la recuperación del ciclo bajista vivido por España y el resto de Europa a lo largo del periodo anterior.

Comentarios