Las alergias afectan al 25% de la población en la provincia de Huesca.

El polen suele ser el principal problema. Entre estos destaca el de las gramíneas, ciprés, olivo (los tres extensivos a toda la provincia) y la salsona, más frecuente en los Monegros. La población más afectada suele ser la infantil. Por ejemplo, el asma afecta al 50% de las personas cuando todavía no hay cumplido los 14 años.

Cuando una persona padece una alergia es importante conocer qué órgano es el más o el único afectado del cuerpo humano. Podemos destacar los síntomas oculares (estornudos, conjuntivitis, lagrimeo), de la nariz (mucosidades, deficiencia respiratoria, obstrucción nasal), de los bronquios (asma o tos seca) o los síntomas en la piel (escemas o urticarias).

Las principales recomendaciones estriban en tener precaución con la llegada de determinadas épocas del año en las que son más frecuentes este tipo de alergias. Apoyándose en los consejos de los especialistas por ejemplo es preferible no salir frecuentemente al campo, realizar ejercicios en recintos cerrados, dormir con las ventanillas cerradas o utilizar gafas de sol e incluso mascarilla para respirar. Si hablamos de los pólenes más habituales en la provincia de Huesca, el de las gramíneas recorre los meses de marzo a junio, el del ciprés de enero a marzo y la salsona preferentemente durante el verano.

La duración de las alergias llega a ser crónica, aunque alrededor de los 50 años los síntomas suelen remitir. En ocasiones las vacunas conllevan una clara mejoría, pero además de los tratamientos médicos se recomienda tomar todo tipo de precauciones.

Según un estudio de la Sociedad Española de Alergiología uno de cada cuatro niños en Europa es alérgico. Las escasas lluvias del pasado otoño-invierno auguran una primavera leve o moderada para los alérgicos al polen de gramíneas. Este tipo de alergia sigue siendo el mayor problema durante la primavera en Aragón, al igual que lo es en el Alto Aragón.

Comentarios