Señores del jurado, ¡se lo exigimos!

Alberto Cebrián

La semana gira en torno a numerosos argumentos informativos, pero su ecuador es especial porque concita, por ejemplo, las referencias al Plan Hidrológico Nacional en el Parlamento Europeo. No me voy a centrar en esta cuestión porque, durante el presente año 2002 y en sucesivos ejercicios, tiempo habrá de ocuparse del agua.

Es el día 28 de febrero aquél en el que se dice adiós a la peseta. Deja de circular. Pero la peseta es historia ya. El euro es la nueva moneda y punto. Hecho que nos muestra que estamos en una unidad mayor que España. Formamos parte de la Unión Europea. Algo cambiante porque se habla de la incorporación de nuevos países.

Se habla mucho de globalización; es cierto que hay que tener una visión cada día más internacional de las cosas. Son nuevos retos a los que se enfrentan los territorios locales. La diferenciación tiene su valor pero no podemos diferenciarnos en no tener servicios. Sería lamentable destacar del montón por ello.

Digo todo eso porque este jueves es importante, ya que se analizan los seis proyectos que participan en el concurso de ideas correspondiente al futuro Palacio Multiusos.

Cualquier ciudad que quiera ser algo en el siglo XXI no puede renunciar a las buenas comunicaciones, tanto tradicionales (carretera y ferrocarril) como las relativas a las nuevas tecnologías. No puede despreciar los recursos naturales de su entorno, para la agricultura, ganadería y también el turismo. La sanidad, la educación,... ¡qué decir de ello? Es evidente, también, que la industria ha de tener su peso. Huesca reclama todo ello y... un Palacio Multiusos.

Son seis nombres de prestigio los que concurren a esta cita. Se suman a Rafael Moneo, con su Centro de Arte Contemporáneo y su actuación en el Balneario de Panticosa; a Álvaro Siza, también en este espacio turístico; a Enric Miralles, con el Palacio Municipal de Deportes de la capital oscense; al propio Pérez Latorre (uno de los candidatos), con la rehabilitación de la estación de Canfranc; Oriol Bohigas, con el proyecto de ordenación del entorno de este edificio;... Arquitectura de lujo para una ciudad y una provincia como la de Huesca.

Pero junto a un ?diseño?, la ciudad necesita un ?espacio? donde poder llevar a cabo las actividades empresariales, económicas, culturales, sociales,... que requiere la capital oscense. Eso pronto, bien hecho y con la mayor funcionalidad posible. Seis millones de euros. Cantidad económica, inversión,... proyecto, en definitiva, lo sumamente significativo como para que la decisión sea lo más acertada posible. Difícil papeleta pero así son las cosas, señores del jurado, se lo tenemos que exigir. Porque comienza a escribirse la Historia de la Huesca del siglo XXI.

Comentarios