CREFCO pide a la Plataforma Logística de Zaragoza que esté preparada para la llegada de los trenes europeos por Canfranc

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) pide que la Plataforma Logística de Zaragoza se prepare desde el primer momento para recibir los trenes de mercancías de ancho europeo, que llegarán por la línea de Canfranc cuando se reabra en 2006 o 2005, como pidió recientemente la propia Crefco. La Coordinadora ha comparecido en el período de información pública del Proyecto supramunicipal de Plaza presentando una serie de alegaciones centradas en que dicho documento remite a "un proyecto específico" el desarrollo de las que denomina "Área logística intermodal" y "Área intermodal", destinadas a albergar los equipamientos ferroviarios.

Crefco opina que la redacción de dichos proyectos resulta urgente, habida cuenta la complejidad de las actuaciones a realizar y el escaso tiempo que resta hasta la reapertura del Canfranc. Muestra asimismo su preocupación por la ausencia del Ministerio de Fomento, en cuanto que titular de las infraestructuras ferroviarias en España, de la sociedad impulsora de Plaza, que tiene consecuencias tan flagrantes como que no se haya previsto todavía por dónde llegarán los trenes de mercancías procedentes de Canfranc a la Plataforma Logística, ya que supone que será allí donde se instale la terminal de la vía de ancho europeo que va a comenzar a montarse entre Zaragoza y Huesca, para continuar acto seguido hasta Canfranc y Pau.

Otro factor que, según Crefco, avala la urgencia de planificar los equipamientos ferroviarios de Plaza, es que nos encontramos al inicio del proceso de liberalización del transporte ferroviario que, precisamente, empezará por las mercancías. Dado que los futuros operadores (públicos o privados) actuarán sobre unas infraestructuras que dependerán del Ministerio de Fomento, resulta más preocupante el hecho de que dicho Ministerio no forme parte de la sociedad Plaza y debe mover, en opinión de Crefco, a iniciar las negociaciones con el mismo, a fin de definir las instalaciones ferroviarias vinculadas a la ruptura de carga (provocada por los diferentes anchos de vía de la red europea y española) de que deberá dotarse Plaza, y decidir quién las paga, construye y gestiona, a fin de que puedan ser plenamente operativas en 2006.

En estas negociaciones deberían participar también, en opinión de Crefco, los actuales operadores o tecnólogos ferroviarios Renfe, SNCF, Transfesa-Semat, Talgo, CAF, etc., y los nuevos operadores que se están constituyendo e incluso comenzando a operar en el territorio de la Unión Europea.

La Coordinadora estima que Plaza debería dotarse de los siguientes equipamientos:

Una vía convencional de ancho UIC desde Miraflores, por la ronda ferroviaria sur, a fin de que los trenes mercantes procedentes de Canfranc no tengan que atravesar la estación de viajeros de Delicias. Esta línea debería llegar hasta la factoría de Opel España, en Figueruelas.

Una estación de clasificación con vías de ancho UIC.

Acceso de las vías de ancho UIC a los nuevos talleres, para poder mantener los vehículos de este ancho.

Una playa de vías para realizar el cambio de ejes del sistema Transfesa.

Cambiadores de ancho de ejes y bogies, tanto del sistema Talgo como del desarrollado por CAF.

Una estación de contenedores con vías de los dos anchos, con grúas-pórtico para el trasbordo de contenedores.

Un sistema para el trasbordo de cereales entre trenes de diferente ancho.

Naves cerradas, con vías de ambos anchos y muelle central, para el trasbordo de productos siderúrgicos y otras cargas que no pueda hacerse al aire libre.

Con independencia de sus propuestas para Plaza, Crefco defiende que debería construirse una estación de mercancías en la futura variante ferroviaria de Huesca, dotada de vías de ambos anchos y especializada en el tratamiento de cereales, dado el elevado consumo de los mismos que se registra en la zona oriental de esta provincia, y del transporte de camiones sobre trenes (carretera rodante), a fin de evitar al máximo el tránsito de vehículos pesados a través del Pirineo y, así, evitar los daños al medio ambiente de los valles del Aragón y de Aspe.

Comentarios