Los cambios a nivel nacional en la Guardia Civil también afectan a la provincia de Huesca.

La Guardia Civil está experimentando en España grandes cambios si hablamos de su plantilla. El Consejo de Ministros aprobaba un real decreto por el que dicha plantilla quedará distribuida en escalas y empleos para los próximos cinco años. Entre las novedades, una de las más destacadas es el empleo de cabo mayor, grado que va entre cabo primero y sargento. Además se crean las escalas facultativas Superior y Técnica, entre las cuales se encuentran las áreas especializadas en investigación, sanidad, veterinaria, psicología, servicio jurídico, informática, armamento o material móvil. El número total de efectivos en toda España ascendía el año pasado a los setenta y dos mil, cifra en la que figuran también los guardias en periodo de formación.

En cuanto a la provincia de Huesca, el número de efectivos se ha visto incrementado en lo que se refiere sobre todo a unidades de montaña, unidades de medio ambiente y agentes de tráfico. Hay más novedades. Ansó y Tamarite de Litera contarán con nuevos cuarteles en un futuro no muy lejano, mientras que Sallent de Gállego ha visto cómo tras 25 años de gestiones municipales la nueva Casa-cuartel es ya una realidad. Además, otra localidad como Alcolea de Cinca cuenta ya con la conformidad del Ministerio del Interior para la construcción de un nuevo edificio tras la degradación del actual inmueble.

Si por un lado, la Guardia Civil está viviendo la rehabilitación o la nueva edificación de algunas casas-cuarteles, por otra parte está aumentando cada vez más el número de unidades de montaña así como la dotación de medios. El año pasado casi 300 rescates hubo en montaña, en unos meses en los que las intervenciones contaron con el refuerzo de un segundo helicóptero de rescate.

Asimismo, la Benemérita está intensificando sus esfuerzos en otros campos de actuación dentro de la provincia de Huesca, como es el tráfico de drogas, los malos tratos o la inmigración.

Comentarios