Los monumentos oscenses no se iluminarán por la noche como medida de ahorro presupuestario

Hay debate en la calle. El presupuesto municipal de 2002 contempla una disminución del gasto en luz, según el equipo de Gobierno de casi 60.000 euros (unos 10 millones de pesetas), y según el Partido Popular de casi 30.000 euros (aproximadamente 5 millones de pesetas). Pero el problema no radica solo en la cantidad de ahorro, sino en las consecuencias que conlleva el que se lleve a cabo reducir ese coste.

De lunes a viernes y durante el invierno, diferentes monumentos de la ciudad como La Catedral, la Muralla, la Iglesia de San Pedro o Las Miguelas no van a ser iluminados. Se trata de una primera medida de ausencia de iluminación ornamental. Y en lo que respecta a los fines de semana habrá iluminación hasta las 11 de la noche. Además, el Casco Antiguo de la ciudad va a sufrir una disminución del nivel de intensidad en sus vías urbanas por medio de dos sistemas y dos tonalidades, una blanca y otra de aspecto amarillento, en las farolas.

Desde el Ayuntamiento se asegura que son medidas para reducir el gasto corriente puestas en marcha en una época del año, como es el invierno, en la que la capital oscense recibe menor cantidad de turistas y solo ve alterada la normalidad en los fines de semana. De allí, la postura del Ayuntamiento de iluminar tanto los monumentos como las calles durante el sábado y el domingo.

El Casco Antiguo cuenta con numerosos monumentos y, si ya de por sí hay calles poco iluminadas, esta medida puede afectar todavía más a esta zona de la ciudad. Ana Lacasa, presidenta de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo ha señalado que no esta de acuerdo con esta postura.

Y desde la Asociación de comerciantes van a pedir una reunión con el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, para que aclare este tema que preocupa a los vecinos, a los turistas y a los propios comerciantes, máxime cuando todavía está tan presente la campaña ?Huesca, lúcete?.

Comentarios