Representantes de oficinas de temporeros muestran preocupación por la reducción de sus presupuestos

Representantes de oficinas de coordinación laboral de la provincia de Huesca, tras la reunión celebrada en la sede de la Mancomunidad de Los Monegros, y ante las modificaciones introducidas en el funcionamiento y financiación de estas oficina por parte del INEM para el 2002, han acordado solicitar una reunión con el subdelegado del gobierno para mostrar su preocupación.

En la carta dirigida al representante del Gobierno Central en Huesca, se explica que ?la puesta en marcha de estas oficinas supuso la legalización progresiva tanto de los trabajadores agrícolas como de los empresarios, acabando con las mafias que dominaban las condiciones de recolección al margen de la legalidad.? La misiva argumenta que estas oficinas han sido las artífices del acondicionamiento de alojamientos para los trabajadores, así como de la atención social a sus familias.

Una de las modificaciones introducida este año por el INEM y que va en detrimento del buen funcionamiento de estas oficinas, según se explica en la carta dirigida al subdelegado, es que hasta la fecha, el INEM subvencionaba el cien por cien del coste de la mano de obra; con la nueva normativa únicamente se cubren las bases mínimas de cotización, lo que en el caso de Los Monegros, por ejemplo, supone no llegar ni al cincuenta por ciento de la subvención.

Otra de las variaciones importantes es el cambio de modelo de contratación de los técnicos, siendo ahora contrato de inserción; lo que implica que un mismo trabajador sólo puede desempeñar su labor durante nueve meses en tres años. Chus Zapater, coordinadora del Servicio Social de Base de la Mancomunidad de Los Monegros, explicaba lo perjudicial de estos cambios para el servicio, alegando que ?alguien que trabaje durante una campaña no puede trabajar hasta dentro de tres; lo cual perjudica gravemente al servicio ya que la función del técnico no se reduce a hacer papeles, sino que se establecen estrechas relaciones de trabajo tanto con empresarios agrícolas como con inmigrantes? Zapater destacaba también la valiosa función que desempeñan estas oficinas como centros de asesoramiento para el inmigrante y agilización de sus trámites burocráticos. ?Supone una rémora dejar expedientes abiertos hasta que llegue una nueva persona?, añadía.

Por todo lo expuesto, los representantes reunidos consideran necesario que estas oficinas permanezcan abiertas todo el año. La carta termina refiriéndose a que estos servicios de competencia estatal los está asumiendo la administración local y que repercuten positivamente en normalizar y legalizar la situación de los inmigrantes en los respectivos territorios; por lo tanto, deberían contar con la financiación necesaria.

Comentarios