CHA muestra su preocupación por el desarrollo de la universidad privada San Jorge en Zaragoza

Ante el desarrollo de la Universidad Privada San Jorge, y el apoyo decidido que ha encontrado tanto en el seno del Ayuntamiento de Zaragoza como en el Gobierno de Aragón, CHUNTA ARAGONESISTA quiere manifestar su preocupación en los distintos ámbitos de su competencia.

Al igual que en La Almunia, donde el grupo de CHA impulsó una propuesta, finalmente aprobada, en el Altoaragón el grupo de la DPH, presentará una proposición para mostrar el rechazo a la concesión de ayudas institucionales al proyecto de Universidad privada San Jorge.

Especialmente, por la preocupación que suscita en los diversos niveles de nuestro partido este proyecto universitario en sus términos actuales, por cuanto supondrá una clara competencia a los centros públicos universitarios que no estén ubicados en la ciudad de Zaragoza.

El momento actual es clave para los estudios universitarios en Aragón, puesto que las Cortes de Aragón, aprobaron por unanimidad un dictamen elaborado por una Comisión Especial, sobre el modelo educativo universitario aragonés que se basa en los criterios de calidad, de descentralización hacia los campus periféricos y que pretende evitar la duplicación de ofertas relativas a las mismas titulaciones en campus distintos. En definitiva se prevé un modelo universitario que diferencie los distintos campus, atendiendo a las peculiaridades de cada ámbito científico de formación e investigación en la Comunidad.

En el Campus Universitario de Huesca se imparten diferentes enseñanzas universitarias a través de las facultades de Ciencias de la Salud y el Deporte y de Ciencias Humanas y de la Educación, de la Escuela Politécnica Superior, de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales y de la Escuela Universitaria de Enfermería (centro adscrito a la Universidad de Zaragoza) que tienen titulaciones que entrarían de lleno en la duplicidad de la oferta para el territorio de Aragón.

Desde CHA consideramos que el proyecto de creación de la Universidad privada San Jorge, corresponde a una aspiración respetable y legítima y en este sentido lo contemplamos. No obstante, vemos con preocupación el hecho de que la oferta académica que presenta podría colisionar con algunos estudios ya existentes o en vías de implantación en la Universidad de Zaragoza y especialmente en la necesaria ampliación de la oferta académica del Campus de Huesca.

Comentarios