Araval supera la situación de quiebra tras un importante plan de saneamiento

La Sociedad de Garantía Recíproca (S.G.R.) Aragonesa de Avales (ARAVAL) ha superado la quiebra en la que se vio sumida en 1997. Un plan de Saneamiento financiero y patrimonial, otro de Negocios, un tercero Comercial y un cuarto de Calidad, desarrollados hasta 2001, han permitido que ARAVAL vuelva a convertirse en ?avalista? de solvencia para emprendedores que carecen de ella y que, de esta manera, pueden conseguir recursos sin poner en peligro su patrimonio. Así ha quedado de manifiesto en la comisión de Economía de Cortes de Aragón donde sus responsables, entre ellos el presidente, Fernando Español, y el consejero delegado, Antonio González, han comparecido a petición del Partido Popular.

En 1996 el beneficio de esta sociedad de garantía recíproca era nulo, las pérdidas se encontraban por encima de los 9.616.193 euros (1.600 millones de pesetas) su solvencia era negativa, los recursos propios alcanzaban tan sólo los 3.485.870 euros (580 millones de pesetas) y el riesgo vivo los casi 20 millones de euros (3.278 millones de pesetas). En la actualidad, según ha recogido Aragón Press , los beneficios tras amortizaciones y provisiones de la sociedad ascienden a 637.072 euros (106 millones de pesetas), los recursos propios a 6 millones de euros (1.000 millones de pesetas) y el riesgo vivo se eleva a casi 28 millones de euros (4.600 millones de pesetas). En cuanto al coeficiente de solvencia de ARAVAL supera el 21 por ciento siendo una de las mejores compañías del país en este criterio. El entorno de morosidad de Aragonesa de Avales se sitúa en estos momentos en 0,03, su endeudamiento en 77 millones y su cifra de Tesorería- el colchón que garantiza los préstamos de las entidades de crédito a los avalados- en más de 3 millones de euros, aproximadamente 610 millones de pesetas. Según el presidente de ARAVAL, Fernando Español, estos datos ?hacen que se disipen las serias dudas que existían sobre una sociedad que ha recuperado su imagen de seriedad y eficiencia?. El consejero delegado de la S.G.R., Ángel González Pieras, ha indicado que el análisis de los números de 2001 supone ?un crecimiento de los beneficios, un cumplimiento en exceso de las necesidades de provisión, la disminución sustancial de la morosidad y el incremento de la calidad en la cartera de riesgo?. González Pieras ha destacado asimismo la obtención del certificado ISO 9001 por parte de Aragonesa de Avales y ha señalado el perfil de sus socios: empresas de la Industria y la Construcción con plantillas de entre 5 y 25 trabajadores. ARAVAL ofrece a éstos 96 mil euros (16 millones de pesetas) con un plazo de amortización de 5 años y a un interés del uno por ciento más el MIBOR. ?Un asociado pide un aval y puede obtenerlo en menos de 24 horas?, ha explicado. El consejero delegado de ARAVAL ha subrayado además que los bajos tipos de interés o la aparición de nuevos intermediarios financieros son algunas de las amenazas evidentes para esta sociedad. Amenazas que, ha adelantado, pueden solventarse con ?la continuidad de los apoyos públicos, el cambio del marco jurídico para este tipo de organizaciones o la racionalización de los costes de explotación?. RESPUESTA DE LOS GRUPOS Todos los grupos sin excepción se han felicitado por el hecho de que ARAVAL haya dejado atrás los malos momentos y han manifestado sus preocupaciones de cara al futuro. El diputado de Izquierda Unida (IU), Jesús Lacasa, ha advertido a los responsables de la S.G.R., de los ?malos tiempos económicos? que se avecinan y Chesús Yuste, de Chunta Aragonesista (CHA), ha pedido que se ?reordene el tablero y se coordinen todos los entes que ofrecen ayudas a las pequeñas y medidas empresas?. El parlamentario aragonesista, Javier Allué, preguntaba a los responsables de ARAVAL en qué forma podrían darles su respaldo las Cortes de Aragón y el diputado socialista, Antonio Piazuelo, reivindicaba una mayor apuesta por el ?servicio público?. El portavoz del PP, Juan José Pérez, recordaba que el plan de saneamiento al que ha sido sometida esta sociedad fue aprobado en la anterior legislatura y mostraba su interés por la contribución realizada por la Diputación General de Aragón ( DGA) en los últimos años. ?Aval Pyme está recuperando la confianza de las empresas pero existe cierto abandono por parte del Gobierno aragonés?, decía. Ángel González Pieras reconocía que desde 1995 las aportaciones de la DGA han descendido pero se manifestaba partidario de que sea así. ?Yo, precisaba, sacrificaría estas aportaciones al marco jurídico suficiente para desarrollar nuestra actividad?. González Pieras, demandaba asimismo una bajada del impuesto de Actos Jurídicos Documentados para las compañías avaladas por ARAVAL y confirmaba la ?vocación de servicio público? de Aragonesa se Avales.

Comentarios