El esquí, según las estaciones, no está catalogado como deporte de riesgo

La Junta Directiva de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (ATUDEM), que agrupa a las 28 Estaciones de Esquí Alpino españolas, se ha reunido en junta para abordar los asuntos relacionados con la seguridad en las estaciones tras los últimos sucesos producidos en las pistas de esquí y en la montaña. Consideran que este deporte es seguro y que practicado correctamente no debe generar ningún problema.

La comisión ha acordado hacer llegar a la opinión pública española la siguiente información, a tenor de los desgraciados incidentes ocurridos en los últimos días en el Pirineo.

El esquí alpino, practicado de forma ortodoxa, es un deporte que, por su baja accidentalidad, no está catalogado como deporte de riego, dado que el índice de accidentes mortales en los últimos 10 años en España es de 0,86 por millón, ratio que está en la media mundial de este deporte.

Que es preciso que los esquiadores respeten las normas de cada Estación y, en particular que sepan que la salida fuera de pistas entraña los riesgos propios de la alta montaña natural, sobre los que ninguna Estación puede asumir ninguna responsabilidad.

Que ATUDEM, ante la ausencia de normativas que regulen la seguridad activa y pasiva, se ha dotado voluntariamente de un Reglamento de Estaciones que obliga a sus 28 Estaciones de Esquí asociadas a trabajar bajo normas de señalización, protecciones de seguridad y remontes, que están en la vanguardia de Europa, por lo que no cabe sino concluir que la seguridad media de las instalaciones españolas es, cuanto menos, tan elevada como en las Estaciones europeas más seguras.

Que incidentes tan desafortunados e infrecuentes como los de los últimos días, no pueden ensombrecer la realidad de un sector moderno y eficaz como el del Esquí, que proporciona más de 5 millones de jornadas de esquí al año en nuestro país, en condiciones magníficas para el disfrute y el divertimiento de nuestros usuarios, con plenas garantías de esquiabilidad y seguridad, con el sólo acatamiento de las más elementales normas de educación y prudencia y de adecuación del nivel de esquí a las propias capacidades personales de cada usuario.

Comentarios