Limpieza, control y oferta de espacios, sugerencias del Justicia a los Ayuntamientos ante los "graffitis"

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, acaba de concluir un informe sobre los problemas que ocasionan la proliferación de pintadas en los núcleos urbanos aragoneses, sin que muchas de ellas, puedan llegar a calificarse como ?graffitis?.

Además del deterioro del paisaje de la ciudad, estas acciones generan un importante gasto en limpieza de paredes y fachadas de todo tipo de edificios, incluidos los de interés histórico artístico. Ante esta realidad, el Justicia inició hace casi un año un expediente de oficio en el que se analiza el movimiento de expresión cultural alternativa conocido como ?graffiti? y se realizan algunas sugerencias a los ayuntamientos aragoneses de más de 5000 habitantes.

Se trataría de combinar las actuaciones de limpieza, vigilancia y sanción con otras de carácter lúdico y educativo. Procurar el acercamiento a estos grupos de jóvenes mediante la oferta de espacios donde puedan plasmar libremente su creatividad, al tiempo que se les conciencia sobre el respeto al patrimonio cultural. En esta tarea, las casas de juventud y los educadores de calle, incluso los Institutos de Enseñanza Secundaria jugarían, a juicio del Justicia de Aragón, un papel muy importante.

En cuanto a la limpieza pública, la Institución sugiere a los Ayuntamientos que pongan en marcha las actuaciones necesarias, debidamente planificadas, para mejorar la situación actual de deterioro paisajístico, dando prioridad a las pintadas de contenido alusivo.

El Justicia también propone que se apliquen nuevas fórmulas para sustituir las multas, por trabajos en beneficio de la comunidad, fundamentalmente de limpieza y acondicionamiento de las vías públicas, fachadas y monumentos, al mismo tiempo, que se obligue a reparar el daño causado a los autores, o a sus padres si son menores, conforme al artículo 1903 del Código Civil.

Comentarios