Fuerzas centrífugas municipales

Luis Laiglesia

Nuestro Ayuntamiento está afectado por el síndrome de la fuerza centrífuga. Dícese de aquella afección que tiende a invertir en el extrarradio de la ciudad, dejando a su suerte el centro de la misma.

Puede parecer un poco exagerado el diagnóstico, pero el análisis de lo efectuando en grandes obras en los cuatro últimos mandatos deja claro de lo que estamos hablando. Si estudiamos los proyectos singulares de la ciudad, ni uno solo se ha llevado a cabo en el Centro Histórico. No solo eso, los que se querían ejecutar, al menor problema, se han descartado. Allí está el ejemplo del edificio del edificio de la Escuela de Turismo.

Se puede decir: pero el Centro de Interpretación Turística se está ejecutando en el casco. Cierto, pero, y el Palacio Municipal de los Deportes, y el Museo Beulas y ahora el Teatro Multiusos. Las grandes apuestas de la ciudad no han sido nunca por esta parte de Huesca. De hecho las intervenciones futuras que se van a hacer en la parte vieja no las ejecutará el Consistorio, sino que las llevarán a cabo otras instancias. Allí está el ejemplo de Casa Aisa o El Palacio de los Villahermosa, con dos entidades de ahorro sustentando estoicamente, contra viento y marea, la financiación de los proyectos.

Encima de la mesa del Consistorio existen en estos momentos algunas ideas para revitalizar el casco. Por una parte se ha adquirido el Seminario par su utilización como infraestructura universitaria, el Instituto del Suelo y la Vivienda quiere llevar a cabo una promoción pública en el Círculo Católico y la Sociedad Municipal de la Vivienda, una vez constituida, vendría a intervenir también ejecutando vivienda en el centro histórico. Todos esperamos que esta vez la cosa no se tuerza y al primer impedimento que aparezca, que aparecerá hablando del casco, no se desvíe la inversión.

Comentarios