Cartas al Director: Limpieza Selectiva

Zésar Biec Arbués, Presidente comarcal de CHA-Plana de Huesca

Durante el mes de agosto de este año pasado, desde CHUNTA ARAGONESISTA promovimos una campaña en la que se reclamaba tanto el reconocimiento de los nombres populares de las calles de Huesca como la presencia de la lengua aragonesa en las mismas. Por otro lado, el grupo municipal de CHA presentó una propuesta de resolución en el pleno del Ayuntamiento de Huesca en dichos términos. Eramos conscientes de la redundancia que suponía, ya que ya estaba aprobada por el Concejo oscense en diferentes mociones. La iniciativa de recoger los nombres populares de las calles y que aparecieran en una placa junto al nombre oficial con que se conocen hoy en día, acompañados de un texto explicativo, fue aprobado por unanimidad hace más de cuatro años, tras la moción presentada por el grupo municipal de IU. En cuanto al uso del aragonés, se aprobaron en pleno en 1997 y 2000, sendas mociones presentadas por CHA, tras las que la Corporación se comprometía a la recuperación y normalización del aragonés, así como al fomento de su uso, difusión y enseñanza. Hasta la fecha, ninguna de las mociones señaladas ha tenido eco en la práctica.

Por otro lado, la campaña de sensibilización de la ciudadanía, consistió en colocar al lado de la placa oficial con el nombre de la calle, otra en papel que recogiera su nombre popular o su denominación en aragonés. La campaña se realizó con cuidado exquisito, evitando que los carteles afearan el aspecto de la calle o que pudieran suponer un perjuicio para los particulares que ocuparan los inmuebles.

Como primer paso realizamos un estudio de la documentación existente sobre los nombres populares de las calles de Huesca. En este sentido hemos recibido felicitaciones por parte de muchos ciudadanos que recuerdan y todavía emplean nombres como L'Alpargán, Poblazión, Pataquera, Ballesteros o Correría, cuando se refieren a las calles Goya, Padre Huesca, Sancho Abarca, Lanuza o Ramiro el Monje, respectivamente, y a plazas como Os Tozinos, Zaragoza o Campo d'o Toro cuando hablan de la del Justicia, Navarra o Unidad Nacional. Quisimos recordar así mismo, espacios que, aún sin constituir una dirección postal, marcaban lugares importantes en la ciudad historica, aunque hoy desaparecidos en su mayoría. Es el caso de las puertas de entrada a la ciudad como la de l'Alquibla (del Mediodía) o de San Francho (San Francisco), y de las que sólo se conserva La Porteta.

Dado que se deberían cambiar muchas de las placas, debido a su deterioro o cuando se aprobara el nuevo escudo de la ciudad, se debería plantear que las nuevas placas recogieran tanto la doble nominación, oficial y popular, como la presencia del aragonés, que reflejan la riqueza cultural e histórica de la ciudad. Pero el Consistorio no mueve ficha. Al contrario, tras la reciente entrada en vigor de la Ordenanza municipal de Limpieza urbana, la primera medida que se toma es retirar los carteles colocados por CHA, vaya casualidad. Sin embargo, no se han retirado carteles de otras formaciones políticas colocados fuera de un sitio adecuado. Parece que se tiene una visión selectiva políticamente a la hora de mantener limpia la ciudad y que determinadas iniciativas, a pesar de ser positivas y estar aprobadas en pleno, siguen siendo obviadas y de hecho, rechazadas.

Comentarios