Continúa el riesgo de aludes en el Pirineo.

Los nieve caída en las últimas horas ha encendido la luz de alarma sobre el riesgo de aludes en las zonas de la Alta Jacetania, el Alto Gallego, el Sobrarbe y el Alto Ésera. Según fuentes del servicio de emergencias 112, el riesgo de aludes en las cuatro comarcas está catalogado como 4 (riesgo fuerte), por encima de 1.700 metros, y riesgo tres o notable por dejado de esta latitud donde el espesor es suficiente.

Los aludes se producen cuando una parte del manto nival se moviliza hacia zonas más bajas de la montaña arrastrando consigo todo aquello que encuentra a su paso. Para que se produzcan avalanchas son necesarios dos factores: una pendiente adecuada y un manto de nieve favorable.

Francia es el país con más índice de accidentes, por delante incluso de Canadá y Estados Unidos. España, con 53 accidentes, en los últimos diez años, también está en el grupo de cabeza por detrás de Austria, Suiza e Italia.

En la provincia de Huesca hay referencias de un alud que en el año 1789 destruyó el Hospital de Benasque, situado al pie del pico de Salvaguardia. Entre los años 1975 y 2000, 92 personas fallecieron en España víctimas de avalanchas de nieve. Desde 1980 hasta hoy, 42 perdieron la vida en el altoaragón. La conclusión indica que cerca del 50 % de los fallecimientos de aludes en España se producen en la provincia de Huesca y que el fenómeno es hasta cierto punto predecible por lo que se sigue recomendando mucha prudencia en las salidas a la montaña.

La creciente utilización de zonas de montaña para uso deportivo, de ocio y para la mejora de las comunicaciones ha originado un aumento considerable de los accidentes producidos por los aludes de nieve. Los expertos recomiendan a los montañeros llevar el "Arvas". se trata de un aparato electroacústico emisor-receptor que permite localizar una persona dentro de un alud. Además de este equipo electroacústico es conveniente llevar una pala, un radioteléfono y un botiquín.

Comentarios