La Federación Aragonesa de Atletismo agudiza su crisis.

La falta de un grupo directivo que se haga cargo de las gestión y los graves problemas económicos están llevado a la federación a una situación insostenible. El organismo federativo no puede seguir adelante con las competiciones que organiza por lo que ha paralizado las actividades que dependen de la federación.

Desde la marcha de Alvaro Burrell, la Federación Aragonesa de Atletismo se encuentra en una crisis de la que no se ve el final. Tras convocarse unas elecciones a las que no se presentó ningún candidato, las noticias negativas se van sucediendo. El mayor problema es el económico, con embargos que impiden poder gestionar la federación. Además, una de las deudas es con los jueces que no están muy dispuestos a seguir adelante con el calendario de pruebas si no se busca una solución.

En principio, los clubes de Huesca han manifestado su preocupación por una situación en la que el Gobierno de Aragón tendrá que mediar y depurar responsabilidades de una mala gestión que pone en peligro la continuidad de este deporte en Aragón.

Para el presidente del Transbaso Monzón, Javier Bordes, el problema es grave y hay que buscar soluciones, según ha manifestado a Radio Huesca Digital. ?La falta de dinero es lo primordial, pero en este caso creo que en Zaragoza la rivalidad que hay entre los clubes hace que la federación no acabe de funcionar y que lo mejor sería crear una delegación que solucione los problemas que existen en Zaragoza y otra federación que se dedique a organizar el atletismo en Aragón?.

En Monzón, el club organiza sus pruebas, tiene su jueces y no tiene mayores complicaciones, así que lo que sucede en la Federación Aragonesa no le afecta mucho, aunque no quieren mantenerse al margen. ?Una federación tiene que funcionar y nosotros haremos lo posible para que eso suceda?.

Comentarios