Espartaco: La gente de Huesca me ha ayudado a pasar mis mommentos más difíciles.

Espartaco recibía en Huesca el reconocimientos de los aficionados con la entrega del Premio al triunfador de la Feria Taurina San Lorenzo 2001.

En su despedida, el de Espartinas, declaraba a Radio Huesca, que es ahora cuando comienza a vivir la persona y descansa el torero. Ahora empieza a disfrutar de sus compañeros y amigos del mundo del toro.

Asegura que será muy difícil que vuelva a vestirse de luces, pero que seguirá ligado a la fiesta. Su familia es taurina por los cuatro costados: su padre tiene una ganadería y dos de sus hermanos siguen el los cosos: uno como banderillero y otro como picador. No descarta participar en festivales benéficos, pero nada más.

Juan Antonio Ruíz cuando viene a Huesca dice sentirse como en casa. Pasa largas temporadas en la provincia, dónde tiene su segunda residencia. En Huesca ha cosechado truiunfos, ha dejado grandes tardes, pero por encima de todo, quiere agradecer a los oscenses lo que le hayan ayudado en los momentos más difíciles. Una lesión en la rodilla le alejó de los ruedos, durante cuatro años intentó recuperarse de la misma, y al final lo consiguió. Ahora recuerda emocionado a quienes le ayudaron a pasar por ese calvario, sus amigos de Huesca.

Espartaco se siente orgulloso a la hora de decir adiós, más que de su éxito profesional, del personal, porque ha logrado en un mundo tan complicado como el del toro, tener un numero muy importante de amigos de los de verdad.

Juan Antonio Ruiz será el encargado de lanzar el cohete anunciador de las próximas fiestas, algo que, afirma, le emociona, porque sabe que es un momento muy esperado todos los años por los oscenses. Porque conoce Huesca, dónde vuelve a repetir, me siento como en casa.

Comentarios