CEOS-CEPYME Huesca insta a que se resuelva el problema de los TRAC en los núcleos rurales

Existe un malestar generalizado entre muchas pequeñas empresas de núcleos rurales dado que se encuentran ante la imposibilidad de utilizar servicios de fax, pago con tarjeta, o acceso a Internet ya que el sistema de Telefonía Rural de Acceso Celular (TRAC) que la compañía Telefónica instaló hace unos años no permite la utilización de estos servicios.

La Confederación Empresarial de la provincia de Huesca (CEOS) y CEPYME Huesca quieren poner de manifiesto el malestar generalizado de muchas empresas altoaragonesas quese encuentran ante la imposibilidad de utilizar servicios de fax, pago con tarjetas de crédito, o acceso a Internet ya que el sistema de Telefonía Rural de Acceso Celular (TRAC) que la compañía Telefónica instaló en los núcleos rurales donde se encuentran estas empresas no permite la utilización de estos servicios.

CEOS-CEPYME insta a las entidades públicas y privadas implicadas a que resuelvan cuanto antes este problema que entraña un verdadero freno para el desarrollo socioeconómico de muchas poblaciones altoaragonesas y al que todavía no se ha puesto solución.

Asimismo la Confederación de empresarios se ha dirigido también a las organizaciones empresariales de carácter regional en las que está integrada para que medien ante las instituciones en la resolución de este problema.

Si desde CEOS y CEPYME Huesca se ha reivindicado en numerosas ocasiones el desarrollo de las infraestructuras, y en particular el de ejes de comunicación viarios y ferroviarios como elementos imprescindibles para la vertebración del territorio, no es menos importante que se garantice el acceso a las nuevas tecnologías en cualquier punto de la provincia ya que estas se revelan hoy día como esenciales en un mundo global en continuo cambio tecnológico.

La Ley 11/1998 General de Telecomunicaciones estableció la obligación de un servicio universal de telecomunicaciones por la que se deben garantizar un conjunto mínimo de servicios básicos, a un precio asequible y con una calidad determinada e independientemente de la localización geográfica. Por tal motivo y en virtud de un Acuerdo entre Telefónica y el Gobierno de Aragón del año 1993, se procedió al equipamiento de las zonas rurales con la tecnología TRAC.

Esta tecnología permite realizar y recibir llamadas nacionales e internacionales de voz, y datos a una velocidad de 2.400 bits, mínimo exigido por la normativa comunitaria y nacional pero, a todas luces, insuficiente para la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación, como comercio electrónico e Internet y tampoco permite el pago con tarjetas de crédito o comunicación por fax.

Comentarios