Patrimonio y paisaje también son turismo en Jaca

Más allá del tirón innegable de la nieve en el Valle del Aragón, la oferta turística en la zona tiene un atractivo importante en su propio patrimonio. Baste decir como ejemplo que solo en el ejercicio pasado el Monasterio de San Juan de la Peña acogió a más de doscientas cincuenta mil personas que se adentraron en este recinto, buscando en sus piedras un encuentro con la historia.

Del mismo modo museos como el diocesano, la catedral, la Ciudadela, iglesias románicas del valle, ermitas o el Camino de Santiago a su paso por la zona, son suficiente atractivo para que cada año miles de personas elijan en su tiempo de ocio Jaca y su entorno.

En cifras , otro botón de muestra, son las informaciones que desde el mostrador de la Oficina de Turismo de Jaca se han facilitado. En el año 2001 más de cincuenta mil consultas se atendieron en la oficina sin contar las cientos de llamadas telefónicas que se reciben pidiendo información. Entre ellas, y a modo anecdótico, todavía hay quien solicita para su estancia hoteles de cinco estrellas, aunque son los menos.

Está claro que el valor de la historia y las muestras que hay en este Valle siguen siendo un puntal a tener en cuenta, porque cada vez más, el visitante llega exigiendo caudales de información acerca de todo lo que ve. Por ese motivo en los recintos más importantes siempre hay guías especializados que ayudan a su comprensión .

La nieve, el patrimonio, el paisaje forman parte del atractivo, sin olvidarnos de otro aspecto cada vez más solicitado.: los pueblos. Y es que el visitante, está claro, anda muy necesitado de recuperar aunque sea por unas horas, esa rutina de pasear por las calles de un pueblo, de conocer sus costumbres o de disfrutar de cuentos tradicionales al calor del hogar de una casa. Esto último seguramente no se refleja estos dias en Fitur, porque va más allá del turismo rural. Se trata, como en la iniciativa jacetana del Ecomuseo, de meterse en las casas y convertirse en uno más.

Comentarios