El Somontano despliega todo su potencial turístico en FITUR 2002

Barbastro se destaca como cabecera de la comarca del Somontano, una zona en continuo crecimiento y pujanza con dos motores de desarrollo importantes: la actividad vinícola de la Denominación de Origen Somontano y el turismo cultural y deportivo, que encuentra su mayor exponente en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, espacio protegido y declarado también Zona de Especial Protección Para las Aves, que alberga parajes naturales privilegiados, singularizados por excepcionales paisajes y una rica biodiversidad.

Las posibilidades son variadas en el terreno deportivo: senderismo, rutas a caballo, barranquismo, caza, pesca, vuelo con ultraligeros o parapente son algunas de ellas.

A esto se une otro tipo de turismo, el cultural, y las visitas a los centros de interpretación del Parque Cultural del Río Vero, que recibía el año pasado a un total de 12.000 visitantes, y en cuyo entorno destaca el rico patrimonio arqueológico que comprende yacimientos indicativos de actividades humanas desde el Paleolítico hasta el pasado reciente en abrigos como los de Mallata, Barfaluy, Gallinero o Lecina y en yacimientos como Chimiachas, Arpán, Muriecho o Regacens, incluidos por la UNESCO en la declaración de Patrimonio Mundial del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo.

Destaca en el Somontano Alquézar, uno de los máximos exponentes de villas medievales aragonesas con importante patrimonio monumental y la excepcional Colegiata de Santa María La Mayor.

Otro de los puntales de la comarca es el turismo de carácter religioso, con dos destinos preferentes: el santuario de Nuestra Señora del Pueyo, regentado por los Padres Claretianos y el santuario de Torreciudad, que este año va a tener un protagonismo indiscutible por la celebración del centenario del nacimiento de su impulsor: el beato José María Escrivá de Balaguer, que actualmente está en proceso de canonización.

Y sorprende en la comarca la importante red de infraestructura de turismo rural que se ha puesto en marcha en localidades que cuentan además con destacados ejemplos de iglesias parroquiales del románico, el gótico tardío aragonés, el renacimiento y el barroco como Huerta de Vero, Pozán, Adahuesca, Lecina o Bárcabo o sobresalientes puentes medievales como los de Villacantal , la Albarda o Pozán. Poblaciones en las que también se vive una pujanza inusitada de iniciativas empresariales ligadas a los productos gastronómicos de elaboración artesanal.

Qué decir de la actividad ferial, que se concentra fundamentalmente en Barbastro, una ciudad que celebra este sábado su tradicional feria de la Candelera, que se remonta al año 1.512 fruto de un privilegio real.

Barbastro, a orillas del Vero, cuenta con referentes turísticos como la catedral, varios palacios del siglo XVI como el de los Argensola, el palacio episcopal o el de Baselga, así como distintos museos e iglesias varias, que conviven con modernos edificios, como la sede de la UNED, centro de la vida cultural de una ciudad, por cuya oficina de turismo pasaban en el 2001 unas 45.000 personas y se atendían unas 34.000 consultas y más de 7.000 grupos concertados. Son pinceladas de los atractivos turísticos de una comarca en auge: el Somontano.

Comentarios