La Feria de la Candelera supera todas las previsiones de participación

Unas 12.000 candelas y más de 3.000 caretas se han repartido en esta edición de la Feria de la Candelera, que ha convertido la Ciudad del Vero en una auténtica fiesta con la presencia de casi 300 puestos de feriantes procedentes de los puntos más diversos de la geografía nacional.

La Feria de la Candelera se celebra en Barbastro de forma ininterrumpida desde el año 1512, año en el que Germana de Foix, segunda esposa de Fernando El Católico, concedió a la ciudad el privilegio ferial.

Lucy Mata, de la oficina municipal de Turismo, comentaba que se ha registrado una gran afluencia de visitantes de toda la comarca.

El puesto más antiguo es el de la familia Vilas, que desde hace 180 años bajan desde Graus para estar presentes, generación tras generación en la feria de la Candelera, donde se pueden encontrar los productos más diversos, desde artesanía, a textil o menaje pasando por los productos agroalimentarios. Javier Vilas señalaba que se trata de una tradición familiar iniciada por su abuelo y que han seguido todos los hermanos.

Ángel Anoro, presidente de la Mesa Dinamizadora del Comercio de Barbastro, destacaba la implicación del comercio tradicional de la ciudad en este certamen.

El comercio de la ciudad, bajo el paraguas del lema ?Barbastro, comercio activo?, ha organizado numerosas actividades para esta jornada, comenzando por reparto de chocolate y palomitas, a lo que ha acompañado también un sorteo de 12 viajes a Dinópolis entre todas aquellas personas que consiguieron su boleto haciendo las compras de Navidad en los establecimientos colaboradores.

También se ha presentado la colaboración de la Mesa Dinamizadora del Comercio con el Club de Gimnasia Rítmica de Barbastro, al que va a patrocinar y al que ha entregado una equipación que llevará el nuevo logotipo e imagen de ?Barbastro, Comercio Activo?.

La jornada ha estado amenizada por Os Gaiters Do Semontano de Balbastro y por los miembros del Grupo Tradiciones que lucían vistosos atuendos y repartían las candelas y las caretas en el stand del Ayuntamiento.

También los más jóvenes se han hecho un hueco en la feria, con puestos en los que los estudiantes de los distintos centros educativos de Barbastro recaudaban dinero para sus respectivos viajes de estudios. Junto a éstos, puestos de velas artesanales, cerámica o productos agroalimentarios elaborados de forma totalmente artesanal.

Colorido y animación en una jornada en la que la feria ha tomado las principales arterias de Barbastro, ofreciendo una imagen inusual de la ciudad a los miles de visitantes que acuden fieles a esta cita anual.

Comentarios