La DPH contribuye a la integración laboral de personas con discapacidad física.

La Diputación de Huesca ha creado la primera plaza de Auxiliar de Ordenanza destinada a personas con discapacidad síquica de al menos un 65%, convirtiéndose en la primera Institución Pública que concluye un procedimiento de estas características. La iniciativa partió en el año 1998 de la Asociación Down de Huesca que inició los contactos necesarios con la Corporación Provincial para establecer un convenio de colaboración que permitiría a un joven con este tipo de minusvalía realizar prácticas al objeto de fomentar y promover su integración en el mundo laboral.

El plan se fraguó en marzo de 1999 y desde entonces, un joven ha realizado durante un año labores de auxiliar de ordenanza. En octubre de 2000, la Diputación de Huesca aprobó las bases para la cobertura interina de esa plaza laboral. El último paso ha sido la convocatoria pública de la plaza a la que se presentaron dos jóvenes con discapacidad síquica. Los principios de igualdad, mérito y capacidad, regulados en el artículo 103 de la Constitución Española, han marcado el desarrollo de esta convocatoria que cumple todos los requisitos legales para el acceso a la función pública.

La Diputación de Huesca ha sido pionera en este tipo de procedimientos que han iniciado ya otras administraciones y que sin duda, va a posibilitar el acceso de personas con determinadas discapacidades al mundo de la función pública, destruyendo barreras hasta hoy insalvables. La nueva plaza que ha sido aprobada por Francisco Bernad Zazurca, establece 20 horas semanales con una remuneración económica anual de 5.276,74 euros. El contrato se firmará esta semana en la sede provincial.

Paralelamente, la DPH renovó el convenio suscrito a principios de legislatura con la Asociación Down de Huesca, donde se contempla la realización de prácticas formativas en empresas privadas y públicas con objeto de potenciar la formación laboral de los jóvenes al tiempo que facilitar el acceso de las personas con discapacidad intelectual al mundo laboral. Gracias a este acuerdo, una persona con discapacidad intelectual y con una edad comprendida entre los 20 y los 35 años, está realizando desde el 7 de enero, prácticas formativas, no retribuidas en la Institución Provincial.

La Corporación Provincial pone así de manifiesto, su interés por contribuir a la integración laboral que constituye un derecho para toda la sociedad, tal y como recoge la Carta Magna, abriendo una vía que posibilitará a otras personas incorporarse plenamente al ámbito del trabajo.

Comentarios