Preocupación en la CHE ante la escasez de agua embalsada

La reserva de agua embalsada en la cuenca del Ebro es actualmente de 3.822 hectómetros cúbicos, un 58,8% de su capacidad total. Estas cifras suponen un notable descenso con respecto al mismo periodo del pasado año.

Según los últimos datos de que dispone la CHE, los pantanos de la cuenca del río Ebro se encuentran al 58,8% de su capacidad, un porcentaje equivalente a los 3.822 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Esta cifra se encuentra muy por debajo de las registradas en la misma semana del pasado año, cuando el agua recogida en los pantanos ascendía a 5.262 hectómetros cúbicos (un 80,9%). Además, los 3.822 hectómetros cúbicos de agua embalsada son inferiores al promedio de los últimos cinco años, ya que la estadística indica que en esta semana del año, entre 1997 y el año 2001, el promedio fue de 5.010 hectómetros cúbicos. E incluso se encuentran muy por debajo de la cifra de 2001. Tanto los embalses del eje del Ebro como los de la margen derecha e izquierda comenzaron a descender considerablemente desde el mes de agosto de 2001. Resulta significativa la diferencia en las capacidades entre julio y octubre del año pasado, con cifras que registraron un 81% y 54,6% respectivamente. Respecto a los principales embalses de la Cuenca, destaca la variación anual que ha sufrido el agua en el pantano de Yesa, con un descenso del 69% de su capacidad total. También han descendido las capacidades de los embalses de Calanda, en un 34%, Caspe, en un 30% y Mequinenza con una disminución del 17%. Por contra, el embalse de Ebro se mantiene estable respecto al año anterior. En estos momentos, en la margen izquierda existen 2.028 hectómetros cúbicos embalsados, un 54,4% del total, mientras que en el eje central el agua embalsada es del 68,4% del total, con 1.576 hectómetros cúbicos. A estas cantidades hay que sumar los 218 hectómetros almacenados en los pantanos de la margen derecha, que corresponden al 46,4% del total de esa zona.

Comentarios