Si Aragón quiere ser fuerte deberá reequilibrar su población.

El desequilibrio territorial es el mayor problema que se le plantea a la Comunidad Autónoma.

Es a día de hoy lo que más le preocupa al consejero de Economía del Gobierno de Aragón. Y le preocupa, dice, porque es un problema, al igual que el envejecimiento de la población y la baja natalidad, que tiene difícil solución.

Las cifras de la Comunidad en materia de empleo, el Producto Interior Bruto y otros datos de la llamada macroeconomía son inmejorables, pero esa realidad se complica cuando analizamos la distribución poblacional y la edad de los aragoneses. Aragón es una de las 12 regiones menos pobladas de Europa, junto con territorios de Finlandia, Noruega, Suecia y otros tan deprimidos como el nuestro en Portugal y Grecia.

El Consejero de Economía, Eduardo Bandrés, aboga por la creación de un grupo fuerte de estos territorios que tenga voz propia en Europa.

Y es que según Bandrés Aragón va a depender en muchos aspectos más de Europa que del Estado Español. Es por ello que este gobierno se ha tomado muy en serio su relación ante la Unión Europea. En este sentido es de destacar, por ejemplo, que el representante español ante el Comité de las Regiones vaya a ser el Presidente Iglesias.

El consejero en su paso por Radio Huesca Digital ha destacado que el proceso de traspaso de competencias está prácticamente cerrado, a falta de las de empleo y Justicia. Los servicios básicos del ciudadano son responsabilidad de la Comunidad, por lo que el Gobierno central deberá tener en cuenta la financiación digna de los mismos.

Respecto a la descentralización que propone el PP de las Comunidades a los Ayuntamientos, Aragón ha iniciado ese proceso mucho antes de que los populares lo propusieran poniendo en marcha la Comarcalización.

Comentarios