¿quien eres tu?

Cristina Pérez

Pregunta llena de misterio y de intriga que llenará las bocas de quienes en este fin de semana salten a la calle para cumplir con un rito ancestral, el carnaval: ¿quién eres tú?. Con la misión de despedir el invierno o con la estrategia de aprovechar las visperas de entrada en cuaresma, para desmelenar la imaginación y, sobre todo, la acidez que durante el año llevamos guardada, el carnaval desembarca como via de escape.

Casi todo está permitido, asi que municipes, politicos, medios, instituciones, deportistas etcétera, temblad o temblemos, porque no se libra nadie. Habrá que aguantar con la sonrisa en la boca y con ese gesto que se guarda para las circunstancias más extravagantes el momento en el que la carroza de turno, la comparsa, o el grupo pancarta en alto, critiquen , imiten o machaquen. Porque es carnaval y las máscaras protegen del exterior y porque, es carnaval, no se le ocurra hacer la pregunta imposible ¿quién eres tu?

El carnaval era ese momento del año en el que los mudos ciudadanos rompian a hablar y en el que las calles se llenaban de risas y también de una ligera inquietud, un punto de miedo, porque a veces se descubria que en carnaval, muchos ofrecian su verdadera cara.

Ahora en carnaval, qué cosas, se comprueba que queda poco en lo que agarrarse. No porque no existan, no. Más bien porque hay muy pocos ciudadanos mudos en el año. Hay cientos de vias, de momentos, de cauces para depositar quejas y denuncias, tantos que me consta en estos dias las comparsas carnavaleras andarán dándole vueltas al coco para elevar a protesta un tema desconocido.

El carnaval venia a ser como un buzón de reclamaciones, aunque se convertia simplemente en un derecho al pataleo, un desahogo para el espiritu. Muy necesario.Eso si. Bueno pues en este gran foro de protesta en el que debe convertirse el carnaval, este foro, puede ser su escenario, su primera vez, su modo de romper el hielo con la calle y lanzarse bajo la protección de una máscara a mirar a los ojos de los demás y a dejarles que saquen sus propias conclusiones pero, por favor, no pregunten..¿quién eres tú?

Comentarios