Siete millones de personas afectadas por la Lepra

Este domingo se celebra el Día Mundial de la Lepra, una enfermedad que cada año registra 700.000 nuevos casos, estimándose que hoy en día son cerca de 7 millones de personas las que están afectadas por esta enfermedad. Desde los Gobiernos de los países afectados, los Organismos Internacionales y las ONGs se está realizando un importante esfuerzo en la búsqueda de nuevos casos en los países aún endémicos, pero la dificultad de acceso a las zonas donde habitan estos enfermos y el rechazo tradicionalmente asociado a la enfermedad dificultan el acercamiento del tratamiento de cura a parte de los afectados. Se estima que en la actualidad sólo el 30% de los enfermos está bajo tratamiento.

La lepra es una enfermedad que ha azotado a la humanidad desde hace miles de años (en códices egipcios de 1500 a.C. ya se habla sobre su existencia). Su expansión mundial se debe a las conquistas, cruzadas y colonizaciones entre diferentes países y continentes.

Los síntomas pueden aparecer después de varios años de la infección, ya que el proceso de incubación de la enfermedad es largo (de 2 a 7 años). Uno de los primeros síntomas es la insensibilidad al dolor, que no se advierte ante rasguños o quemaduras. Las zonas insensibles adquieren una coloración distinta al resto de la piel. Con frecuencia aparecen parálisis musculares y fragilidad en los huesos, especialmente en los dedos de las manos y pies. Otros síntomas, ya más tardíos, son el abultamiento de la frente y la distorsión facial, a la que se ha llamado "cara leonina".El inicio de la enfermedad puede ser muy anterior a la fecha del diagnóstico. Se supone que un número elevado de contagios se producen en la infancia y que la mayoría de los enfermos han presentado algún síntoma antes de los 15 años. La lepra es una enfermedad de muy difícil transmisión, que necesita una larga y continua intimidad (como la vida familiar) para transmitirse de persona a persona. Es muy difícil señalar el momento exacto del contagio, porque el período de incubación de la enfermedad es largo y el curso de la misma lento. No es una enfermedad hereditaria. Menos del 10% de las personas expuestas al bacilo desarrollan la lepra. Se cree que el bacilo de la lepra penetra en el organismo por las mucosas nasales, boca y piel. Algunos factores ambientales como la superpoblación, la mala alimentación y la higiene deficiente, favorecen su difusión. Para muchas personas, la lepra sigue siendo sinónimo de maldición. Es casi peor el estigma que la enfermedad. El rechazo social al que están sometidos los afectados, impide que estos se acerquen a los Centros de Salud para recibir tratamiento. Algunos Gobiernos los mantienen ocultos porque los consideran algo vergonzante frente a la comunidad internacional. A la falta de recursos humanos, se añade la falta de recursos económicos ya que los países endémicos se encuentran entre los más pobres

Comentarios