Noticias del microcosmos.

Esther Puisac

El mundo del periodismo es un reflejo de la vida real plasmado en papel, en imágenes, en sonido o en sistemas informáticos. Sí, a veces un poco distorsionado. Y como en nuestro mundo, existen las macrodimensiones, las dimensiones y las microdimensiones.

No es lo mismo el trabajo que realiza el periodista de ámbito nacional, que los temas que aborda uno local. Y los dos, suelen olvidarse de mirar por el microscopio de vez en cuando. Y les pongo unos ejemplos.

Noticia que como mucho puede ocupar 30 segundos de dos boletines de radio a lo largo de un día. ?25 personas han muerto este fin de semana en las carreteras españolas?. Es la cifra, una miga de la estadística, tan sólo un dato. No importan las 25 familias que están detrás. ¿Qué titulares hubiéramos visto si ETA hubiera matado a 25 personas en un fin de semana? ¿si alguna enfermedad maligna hubiera operado en el país devastando 25 vidas en tan sólo 48 horas?.

Otro ejemplo. ?Muere Mª Carmen Prendes a los 95 años. La actriz ha pasado los últimos años de su vida apartada de los escenarios, padeciendo en los últimos tiempos demencia senil?. En los tiempos de operación triunfo, cuando conseguir la fama parece ser tan sencillo como ir a comprar sellos a un estanco, la Prendes ha sido olvidada hasta el momento de ser noticia por su muerte.

Una compañera de la facultad la eligió a ella para hacer un trabajo, una entrevista para Redacción Periodística. De esto hace 5 años y ya entonces me dijo que le dio mucha pena, porque vió que se sentía olvidada. Nadie le llamaba, ni le visitaba. Vivía entre la amargura del olvido y sus recuerdos de los buenos tiempos, sus fotos, sus infinitamente manoseadas y revisadas fotos. Instantáneas fijas de una vida junto a lo más granado de la escena española en un momento en que lo de ser artista en una mujer era peor que contraer la lepra. Esas fotos cobraron vida en su cabeza y le ayudaban a ser más feliz, con otro mundo muy distinto en su interior en el que volvía a ser joven.

Los grandes titulares seguirán hablando de escándalos, de inversiones en proyectos, de los movimientos de las bolsas en todo el mundo y de las catástrofes que nos asolan. Y mientras tanto, cada día, las personas que viven en los millones de casas de todo el mundo seguirán viéndose afectados por sus noticias cotidianas, los accidentes de tráfico, un embarazo prematuro, un trabajo con un buen sueldo, el robo del bolso, una enfermedad, la muerte de un ser querido, la preocupación por un hijo.

Es un maravilloso microcosmos informativo que tenemos al alcance de la mano, en el que, al menos, siempre somos nosotros los protagonistas.

Comentarios