El colegio Juan XXIII enterrará la línea de alta tensión con una gran fiesta.

Faltan escasos días para que la línea de alta tensión que atraviesa el patio del recreo de los alumnos de infantil de Juan XXIII, con su gran torre, sean tan sólo un recuerdo. En las últimas semanas se han venido llevando a cabo los trabajos de soterramiento de esta línea, a lo largo de lo que fue la zona del Padre Querbes y en la avenida de la Marina Española. Según diversas fuentes, la nueva línea eléctrica podría comenzar a funcionar en febrero.

Dado que el colegio Juan XXIII, desde su creación, hace ya más de treinta años, ha venido reivindicando la eliminación de esta línea y, con ello, de un posible problema de salud para los niños, se está preparando una gran fiesta.

Faltan, evidentemente, por concretar todavía las fechas, pero ya se sabe que la fiesta se celebrará durante toda una tarde escolar. En ella participará el ayuntamiento de Huesca, con el alcalde a la cabeza. De hecho, Fernando Elboj se ha comprometido a contar con la actuación de los Titiriteros de Binéfar. Los miembros de la Escuela de Hostelería, también afectada por el paso de la línea eléctrica sobre sus instalaciones, se sumarán igualmente a esta celebración, con la elaboración de una chocolatada para los niños del colegio. Y, finalmente, la Asociación de Vecinos de Santiago también ha mostrado su interés por participara en esta fiesta.

La dirección del centro se siente satisfecha de que, por fin, y tras largos años de lucha y reivindicaciones, se haya conseguido el soterramiento de la línea. Hay que recordar que ha habido momentos de mayor peligro. En los primeros años, la torre que se encuentra en el recreo era completamente metálica. El enorme riesgo que suponía que los niños treparan por los hierros, provocó que finalmente se cubriera de hormigón en su parte inferior.

Comentarios