El redondeo sube los precios hasta un 16% en algunos productos

El redondeo practicado por los comerciantes está aumentando los precios de los productos de forma considerable. Las fórmulas más redondas para devolver los cambios sin tener que rebuscar en la caja registradora está llevando a estas alzas. En las entradas de Cine, aparcamientos públicos, transporte urbano, bares y restaurantes se han notado estas subidas.

Las máquinas expendedoras de refrescos han aprovechado este momento para subir los precios que no se aumentaban desde hace tiempo y que han visto acumulados diferentes incrementos. Por ejemplo una lata de refresco costaba 100 pesetas, 0.60 euros, y el precio se mantuvo hasta el momento en el que entró en vigor el euro. Ahora sacar una lata en la misma máquina cuesta 0,70 euros, es decir 166 pesetas. La empresa ha aducido el redondeo en el precio además de los impuestos que no se cobraban por no romper la cifra de las 100 pesetas. El incremento en estos productos es del 16%. Las máquinas de café también han incrementado el precio en 6 pesetas.

En bares y cafeterías las quejas de los clientes se han dejado oír. En el mismo sitio, pedir lo mismo que antes del 1 de enero, cuesta ahora más. El incremento ha llegado al 11% en algunos establecimientos. Por ejemplo tomarse un café y un bocadillo que antes costaba 225 pesetas ahora vale 235 pesetas, 1,41 euros. De 125 a 150 pesetas, 0.90 euros es el incremento que hay que sufrir para tomarse un cortado en la cafetería a la que por costumbre has ido durante muchos años.

Pero no en todos los comercios los precios han subido. En los comercios dedicados a alimentación los precios se han mantenido. Las grandes superficies están manteniendo su compromiso de respetar las reglas. El doble etiquetaje de los precios en euros y en pesetas ya forma parte del decorado de los establecimientos. Además es a través de estas grandes tiendas desde donde se canaliza gran parte del cambio de pesetas a euros.

Comentarios