El Santo Grial

Cristina Pérez

La época medieval está de moda. Curiosamente un momento histórico que muchos asocian a las oscuras tinieblas y a la incertidumbre, ha arrojado tanta luz en estas últimas décadas, que en soporte de libro o en el séptimo arte, la magia de esa época ha trascendido de una manera contundente.

Leyendas que nos hablan de honestidad, de compromisos, de honor y de mujeres que hacían algo más que esperar a convertirse en el reposo del guerrero. Lo que llega a través de la imaginación hasta nuestros días , son valores casi imposible de reunir en un solo ser humano.

Como gran paradigma de toda una época reina sobre todas las cosas un elemento sencillo, pequeño y práctico por el que miles de caballeros cabalgaron, conquistaron y mataron : el santo Grial. Una pequeña vasija que, dicen, acogió los labios de Jesucristo en un pequeño sorbo en la última cena.

La búsqueda del Santo Grial nos ha demostrado que al final lo de menos- como en todos los caminos iniciáticos- y espirituales, lo de menos es encontrarlo. Lo de más es el camino recorrido. Todo esto viene a cuento de una genial iniciativa de la Gestora Turistica de San Juan de la Peña que tiene previsto organizar una expedición en busca del Santo Grial. ?El Camino del Santo Grial? llevará a los caballeros del siglo XXI hasta la catedral de Valencia y, probablemente eso será lo de menos. Lo real será sentir un camino en compañía, potenciando las relaciones y administrando la hermandad en un siglo en el que abundan los solitarios telemáticos.

Con el Grial. Con los Romeros que iban a Roma. Con los Palmeros que iban a Jerusalén. Con los Peregrinos que iban a Santiago, la lección tiene que estar bien aprendida. El hombre necesita siempre una excusa para buscando, buscando algo, acabar encontrándose a sí mismo.

También este siglo tiene un Santo Grial, pero cada uno deberá encontrar el suyo. En la búsqueda está la vida.

Comentarios