Los barrios de San Lorenzo y Santo Domingo y San Martín son los que acogen a un mayor número de inmigrantes en Huesca.

Contrariamente a lo que pudiera parecer, no son los barrios más antiguos de Huesca, como el de la Catedral o el de San Pedro los que cuentan con la mayor parte de la población inmigrante. En lo que sí que se cumple la lógica es que aquellos barrios más modernos, como Santiago, la Encarnación, Mª Auxiliadora o San José cuentan con menor número de extranjeros.

A fecha 30 de noviembre pasado, en Huesca había 1178 inmigrantes. Una cifra que se ha multiplicado, por mucho, en los últimos años. De hecho, el pasado año llegaron a nuestra ciudad 633 extranjeros, doblándose esta población.

En la actualidad, en el barrio de Santo Domingo y San Martín viven 254 inmigrantes, con una mayoría de procedentes de Gambia, Marruecos, Colombia y Ecuador. En San Lorenzo viven 225 inmigrantes, en su mayoría de China, Colombia y Ecuador.

En el barrio del Perpetuo Socorro habitan 176 inmigrantes, procedentes sobre todo de Marruecos, Mauritania y Ecuador. En Santiago viven 154 extranjeros, principalmente ecuatorianos. En la Catedral encontramos a 83 personas procedentes de otros países, como la República Dominicana o Rumanía. En el barrio de San Pedro viven 94 inmigrantes; de ellos, una gran parte son senegaleses, ecuatorianos o guineanos. En el barrio de la Encarnación viven 71 inmigrantes, 52 lo hacen en San José y 51 en el barrio de María Auxiliadora, con una mayoría de ucranianos.

Más de un 12% de la población inmigrante oscense son ecuatorianos, en su mayor parte llegados a Huesca entre los años 2000 y 2001. Les siguen en población los colombianos, marroquíes, dominicanos, gambianos, argelinos, senegaleses y chinos. Como curiosidad, finalmente, cabe destacar que en los municipios incorporados tan sólo hay tres extranjeros: un francés en Apiés, un británico en Banariés y un colombiano en Huerrios.

Comentarios