Las obras del centro de salud Pirineos y las del hospital de Barbastro a revisión.

El consejero de Salud tiene la intención de revisar todas las obras que hay en el ámbito sanitario en la provincia, sobre todo, las dos más importantes.

El consejero de Salud, Alberto Larraz, junto con varios cargos directivos de su departamento ha visitado este jueves distintas instalaciones del antiguo Insalud en Huesca. Larraz ha aprovechado su estancia para anunciar revisiones en los proyectos de obra que el INSALUD pretendía realizar en las instalaciones sanitarias altoaragonesas, como son la Escuela de Enfermería, el laboratorio de microbiología en San Jorge, y sobre todo en los dos proyectos más costosos: la reforma del centro de salud Pirineos y la ampliación del Hospital de Barbastro. Una revisión que pretende adaptar estos centros dentro de una visión de la gestión sanitaria que engloba a la Comunidad Autónoma.

Larraz también ha vuelto a pronunciarse acerca de la reducción de camas en los centros hospitalarios. No se quieren dar cifras de cuántas serán las plazas que se eliminen, pero queda claro que va a ser una de las prioridades del SAS en los próximos meses.

El consejero y su equipo se han reunido con la dirección provincial saliente. El relevo efectivo por una nueva directiva se ve a más largo plazo y marcado por la experiencia de quien acceda a estos puestos.

Dos asuntos más ha explicado el consejero durante su visita a las instalaciones oscenses. Por un lado ha confirmado que no habrá cambios en la Escuela de Enfermería, ya que durante esta legislatura permanecerá en el área de Salud. De cara a próximos mandatos, deberá pasar a manos del departamento de Educación para ordenarse dentro de un campus universitario, aunque luego existan convenios para prácticas con el SAS. También se ha hablado del Centro de Orientación Familiar, el COF. De momento se mantiene su servicio aunque se estudia un reubicación o fusión dentro de otras áreas.

Comentarios