Cartas al director: Monflorite

Pedro Dieste

En un momento que la actividad deportiva aérea está en creciente demanda, la histórica Escuela de Vuelo Sin Motor de Alcalá-Monflorite está pasando uno de sus peores momentos.

Desde que dejó las instalaciones Aviación Civil no ha habido inversiones de mantenimiento y el estado de conservación de algunos de los edificios de aeródromo está próximo a la ruina.

SENASA recibió la herencia de Aviación Civil para continuar la labor de la Escuela, comenzando esperanzadoramente su tarea. Pasado el tiempo y por cambios internos en los planteamientos de la empresa, se han ido dejando de lado los buenos propósitos iniciales y en estos momentos funciona la escuela con los mínimos imprescindibles y fundamentalmente gracias al tesón de los instructores que allí quedan. Situación parecida ocurre con las instalaciones hoteleras que funcionan gracias al empeño de sus empleados. Por las informaciones oficiales y probablemente por las ?no oficiales? no existe una clara voluntad de desarrollo.

El Aeroclub Nimbus lleva operando en aquel aeródromo 27 años. Comenzamos nuestra actividad por apoyo del Ejercito del Aire, hemos visto pasar por las instalaciones a Aviación Civil y a SENASA. Hemos colaborado con todos los Directores y hemos formado parte activa en el crecimiento del deporte aeronáutico.

Somos el Aeroclub que más ha crecido en el ámbito nacional y estamos reconocidos como el más dinámico. Hemos formado cientos de pilotos, algunos trabajan en compañías aéreas o en extinción de incendios. Se han volado miles de horas, participando en Campeonatos Nacionales o Internacionales. Nuestros pilotos han ganado muchos Campeonatos y uno de nuestros pilotos es medalla de Oro en los 5 últimos Campeonatos Nacionales. Hemos organizado 6 Campeonatos Nacionales, reconocidos como los de mayor asistencia y también numerosos stages internacionales. Logramos que vinieran a Aragón pruebas que solo se desarrollaban en el ámbito de Madrid.

Todo esto se ha hecho con tesón y voluntad, con ilusión y dedicación gratuita. Se ha hecho además sin apoyo institucional. Se está hablando mucho este año de al ampliación del aeródromo de Alcalá-Monflorite por AENA. Creemos que para una ciudad como Huesca, en la puerta del Pirineo, cualquier obra de infraestructura será siempre valiosa. No sabemos cuántos aviones llegarán, lo que sí sabemos es que si no hay infraestructuras no llegarán nunca. Si los aviones de extinción de incendios no tienen una base apropiada en la entrada del Prepirineo y Pirineo llegarán siempre tarde. Si los aviones deportivos, los planeadores y los paracaidistas no tienen sitio se irán a otra parte. El Plan Director establece la premisa de compatibilidad de la aviación comercial y la deportiva. ¡Podemos volar todos! Podemos tener en Centro de Vuelo a Vela que siempre hemos soñado. Podemos hacer una escuela básica de pilotos. Podemos recibir todos los aviones privados que vienen de Europa y que nos sobrevuelan sin poder posarse. Podemos consolidar la actividad de los paracaidistas...

...Y cuando la aviación comercial llegue, o el tráfico aéreo lo requiera, los pilotos deportivos nos iremos a otro sitio con ilusión y ganas de crear otro centro aeronáutico, con la satisfacción de haber colaborado a que nuestro aeropuerto de Alcalá-Monflorite, por el que tanto hemos peleado, haya alcanzado su madurez.

No es el cuento de La Lechera., es apostar firme, por encima de prejuicios políticos, por un proyecto ya aprobado. Es creer que quien ha demostrado a lo largo de muchos años su vocación aeronáutica lo seguirá haciendo. Es creer en nuestro propio desarrollo.

Solo de nosotros depende que uno de los aeropuertos más famosos, en todo el mundo, del Vuelo Sin Motor se hunda definitivamente o pueda ocupar el lugar que le corresponde. No queremos ver los aviones como aquellos aborígenes de Polinesia.

Le rogamos su apoyo. Cuente con nosotros.

Comentarios