El euro, presente también en los pequeños municipios del Alto Aragón.

Las entidades de ahorro de grandes y pequeñas poblaciones han recibido en el inicio del año 2002 la visita de multitud de clientes para obtener los primeros reintegros en euros y para cambiar pesetas por la nueva moneda.

Convivencia de la peseta y del euro en el inicio del año. No son muchos los comercios existentes en las pequeñas localidades de esta provincia pero todos ellos se han preparado para el reto de la llegada de la nueva moneda. Comerciantes y clientes, los unos los obtuvieron en diciembre, los otros ahora, todos ellos ya cuentan con euros para las distintas compras y ventas.

En el territorio español hay tres mil localidades que no tienen ni sucursal bancaria, ni, en muchos casos, agente que curse visitas. Hay doscientas veintidós poblaciones que, además, se encuentran a más de quince kilómetros de una sucursal. Sesenta y una son de Aragón, quince de ellas se encuentran en la provincia de Huesca. También el euro ha llegado a estas localidades en las últimas horas, por medio, por ejemplo, de los propios comerciantes. En los últimos días, el euro ha sido el tema de conversación en toda la provincia, sobre todo entre las personas mayores, que, en su día, ya utilizaron los céntimos.

Todas las administraciones locales del Alto Aragón han tenido que cumplir con el reto del euro elaborando sus presupuestos en esta moneda. Durante los últimos meses se ha llevado a cabo una labor de formación del personal que trabaja en los ayuntamientos para poder afrontar esta tarea sin problemas. Han contado, además, con el apoyo de instituciones como la Federación Aragonesa de Municipios y Provincias, y el Gobierno de Aragón, por poner algunos ejemplos.

Comentarios