El comercio oscense ve imposible, de momento, devolver los cambios en euros

Sólo el cinco por ciento de las operaciones comerciales se realizan en la nueva moneda. Esto está suponiendo un problema para los comerciantes que ven imposible devolver los pagos en euros. La moneda que entra es mayoritariamente peseta y la que sale euro. Por este motivo los comerciantes se quedan sin nueva moneda y finalmente devuelve los cambios en pesetas a los que pagan en esta moneda y en euros a los que pagan con esta otra.

Será dentro de una semana aproximadamente, cuando el euro sea utilizado de una forma más generalizada, sí se podrá asumir la recomendación del Gobierno de devolver a los clientes siempre en euros. Hasta que se coja la fluidez existente con las pesetas, las operaciones serán más lentas y, al mismo tiempo, hacer caja será más costoso. Por ello es imprescindible la paciencia en estos primeros días.

El colectivo de comerciantes opina que el ejemplo alemán se tendría que haber seguido también en España. En el país germano no hay periodo de convivencia entre el marco y el euro. Se ha pasado de la noche a la mañana de una moneda a otra. Con ello se solucionan los problemas derivados de contar con dos monedas en circulación.

Las colas también han sido la tónica general del día. Más de una hora y media de cola han tenido que esperar esta mañana algunos oscenses para conseguir euros en los bancos y cajas de la ciudad. A los comerciantes que piden euros para dar los cambios, y quienes necesitan moneda para sus compras cotidianas, se unen todos los pensionistas que en este día 2 reciben la pensión del mes.

En algunos comercios se hacen en estos días dos cajas: una en pesetas y otra en euros. Es lo que sucede en un quiosco. En este miércoles han realizado su primer día de ventas en euros. Sepan que de las 150 que costaba un periódico, tienen que pagar 0?90 euros.

En los escaparates, se ha podido ya comprobar los precios dobles, y cuádruples en las tiendas con rebajas. En las cabinas, algunas sólo aceptan pesetas y otras sólo euros. En las máquinas expendedoras de tabaco, cada vez en mayor medida se ven las adaptaciones a los euros, aunque no así sucede con las máquinas de bebidas y cafés, que mayoritariamente sólo admiten pesetas. La opinión general sobre la moneda tiene dos vertientes: la que afirma la dificultad de la nueva moneda y quienes consideran que el cambio se va a realizar mucho antes de los 3 meses de plazo.

Comentarios