Declarada de interés general la modernización del riego en siete comunidades del Altoaragon

Un total de siete comunidades de Riegos del Alto Aragón han recibido la declaración de interés general parea sus proyectos de mejora o modernización de regadíos. En concreto, son las comunidades de San Pedro (Castelflorite) en sus sectores XVIII, XIX y XX; Collarada 2ª sección (Montesusín), Grañén-Flumen, Santa Cruz (Alcolea de Cinca), Sector XI del Flumen (Sariñena), Lasesa (Sariñena) y Miguel Servet (Villanueva de Sijena). La decisión figura en el artículo 116 de la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, publicada en el BOE del 31 de diciembre de 2001. Supone la declaración de utilidad pública y la urgencia a los efectos de la ocupación de los bienes afectados. Esta declaración, por lo tanto, ?permitirá las expropiaciones forzosas requeridas para dichas obras y la urgente ocupación de los bienes afectados?.

Las inversiones precisas para hacer realidad estas obras podrían llegar hasta los 12.000 millones de pesetas y las hectáreas a beneficiar serían unas 17.000, entre transformación de riego a manta por aspersión o consolidación de dotaciones por contar con más regulación interna. Las actuaciones se desarrollarían mediante convenios con la empresa pública Seiasa del Nordeste. Con estas modernizaciones, Riegos del Alto Aragón superaría el 70 por ciento de su superficie regando por aspersión, aumentando el control sobre el agua, racionalizando su explotación y mejorando la calidad de vida de los agricultores.

La financiación de las obras previstas por las comunidades supone una operación a 50 años en dos fases. Hay una primera aportación de los regantes del 33% del presupuesto. Eso será posible con un crédito bancario a devolver en 25 años. El otro 67%, que adelantará la empresa pública Seiasa del Nordeste en un principio, será devuelto del año 26 al 50 después de finalizada la modernización, sin intereses ni en los años de carencia ni en el período de amortización. La recuperación de la aportación de la citada sociedad se efectuará mediante el establecimiento de tarifas, según se indica en los convenios que ya han sido suscritos. Los retornos europeos, aproximadamente un 17%, serán a descontar de la deuda con la Seiasa del Nordeste.

MEJORAS Y MODERNIZACIONES

La obra más espectacular es la diseñada por la comunidad de Lasesa (acrónimo formado con las primeras sílabas de Lastanosa, Sena y Sariñena). Se trata de un embalse que tendrá 6 hectómetros cúbicos de capacidad. Situado junto al acueducto de Lastanosa, en un barranco que hará de vaso, la presa se situará frente a la localidad de ese mismo nombre. De la envergadura del proyecto da idea que la presa tendrá una altura de 37 metros sobre el cauce del barranco donde se situará.

El objetivo de este proyecto es asegurar el riego en invierno para los cultivos hortícolas, aunque no haya agua en los canales. En invierno suelen producirse períodos en los que las arterias de transporte quedan vacías para las reparaciones y este embalse permitirá el suministro de agua sin depender de ese calendario de trabajos. De esta obra se beneficiará el conjunto de la comunidad, unas 9.500 hectáreas, y especialmente las más de 3.000 que ahora tienen cultivos hortícolas en invierno, aunque la cifra irá en aumento, según se asegura desde la comunidad.

En la comunidad de Collarada 2ª sección se ha proyectado transformar el sistema de riego, incorporando la aspersión, en 3.182 hectáreas de terreno de los términos de Montesusín y Poleñino. Para lograr esta actuación será preciso construir una balsa de 500.000 metros cúbicos de agua de capacidad y un presupuesto de las obras de carácter general en torno a los mil millones de pesetas.

La Comunidad de base de Santa Cruz ha presentado un proyecto para aumentar las dotaciones de agua y permitir el cambio a la aspersión. Se ha estudiado construir un embalse de 931.000 metros cúbicos de capacidad en la confluencia de varias acequias para mejorar las dotaciones e implantar la aspersión, y otra balsa de 200.000 metros cúbicos para lograr la modernización del riego. En conjunto, se podría actuar en las 4.000 hectáreas de la comunidad. Estas obras suponen unos 2.400 millones de pesetas.

En Castelforite, la comunidad de San Pedro estudia transformar unas 3.000 hectáreas de terreno en 3 sectores de su zona dominada, con la construcción de una balsa de apoyo a la ya existente. En conjunto, precisaría una inversión cercana a los 3.000 millones de pesetas.

La comunidad de Grañén-Flumen también aspira a modernizar toda su superficie regada, que ronda las 2.100 hectáreas. La memoria valorada del proyecto estudia la necesidad de construir dos balsas, una para la toma de agua y otra para la regulación intermedia, con unas capacidades en torno a los 200.000 ó 300.000 metros cúbicos de capacidad, según la ubicación definitiva. El proyecto total se situaría próximo a los mil millones de pesetas.

El sector XI del Flumen aprovecharía para su proyecto la próxima construcción de una balsa de regulación en la rápida de Ciquilín, en el Canal del Flumen, con una capacidad de 280.000 metros cúbicos de agua. Este depósito, junto a una balsa de 60.000 metros cúbicos que ya existe, permitiría la transformación del sistema de riego en todo el sector: 3.430 hectáreas de terreno. El presupuesto estimado se sitúa en unos 2.600 millones de pesetas

Finalmente, la comunidad de Miguel Servet tiene un estudio para modernizar el sistema de riego en 1.325 hectáreas de su zona, con una inversión en torno a los 900 millones de pesetas. Aquí también sería preciso construir una balsa de regulación interna con una capacidad de 140.000 metros cúbicos de agua.

BISCARRUÉS

Ha sido declarada urgente la ocupación de los bienes afectados por las obras del embalse de Biscarrués, en el río Gállego. La decisión figura en el artículo 92 de la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, publicada en el BOE del 31 de diciembre de 2001.

Esta decisión es importante para el sistema de Riegos del Alto Aragón desde el momento en que las reservas de agua actuales son muy bajas para el año de riego y se da la paradoja de que, en el año 2001, se desembalsó agua por falta de regulación que ahora hubiera podido servir de reserva para la próxima campaña. En la Comunidad General se entiende que esta obra es necesaria y urgente.

Comentarios